martes, 1 de septiembre de 2020

Con las medidas para prevenir el coronavirus, que dispone que el servicio sea hasta las 6:00 de la tarde de lunes a viernes y prohíbe que los vagones acojan gran cantidad de pasajeros, las extensas filas que se forman en las diferentes estaciones del Metro de Santo Domingo hacen que sus usuarios permanezcan en línea hasta más de una hora para poder abordar un tren.
Aunque en la acera, próximo a cada estación, se señala con una línea gráfica amarilla en el pavimento la distancia que debe haber entre uno y otro usuario, la larga hilera sobrepasa significativamente las rayas pintadas y el trecho sugerido para disminuir la infección del COVID-19 regularmente es violentado.
Lo anterior obedece a que algunos usuarios no respetan la distancia y la multitud debe formar, muchas veces, dos filas por el poco espacio del contén, estructura vial que corresponde a todo peatón, incluyendo el que no va a utilizar el metro. Esos casos se dan en las avenidas Lope de Vega, en la estación Freddy Beras Goico, y en Hermanas Mirabal con Charles de Gaulle, en la Mamá Tingó.