lunes, 14 de septiembre de 2020

 


El costo del financiamiento bancario, sobre todo en el renglón de préstamos de consumo o personales, una de las actividades crediticias más golpeadas por la pandemia, ha bajado luego de la inyección de liquidez que ha hecho el Banco Central para intentar reanimar la economía.

Las tasas de interés activas para los préstamos al consumo o personales promediaban hasta el 10 de septiembre un 13.26 % anual, un nivel que contrasta con el 18.7 % que cobraban los bancos por este financiamiento en enero pasado. Esa ha sido la reducción de intereses más profunda que se ha registrado desde que el Banco Central aplicara el programa monetario de emergencia.

Entre tanto, los intereses para los créditos para el sector comercial se redujeron, aunque la bajada no fue tan pronunciada. De 11.28 % que registraban en enero de este año la tasa bajó hasta 9.07 % al 10 de septiembre, de acuerdo a los datos del banco emisor.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE