jueves, 16 de julio de 2020

La tasa de empleo en los países desarrollados, que mide la parte de personas en edad de trabajar que tienen un empleo, cayó tres décimas en el primer trimestre de 2020, para situarse en el 68.6 %, lo que supone la primera caída registrada desde inicios de 2013.
El descenso de la tasa de empleo fue estable entre hombres y mujeres, pero afectó de forma particular a los jóvenes, entre 15 y 24 años, que pasó del 42.3 % al 41.9 %.
El paro parcial, que en la Unión Europea no cuenta como desempleado, aumentó en 2,3 millones de personas en el primer trimestre, frente a las 300,000 de más que se habían registrado en los tres últimos meses de 2019.

CREDITOS A DIARIO LIBRE