sábado, 30 de noviembre de 2019

Un hombre armado con un cuchillo se atrincheró en de un bar del centro de Río de Janeiro y mantiene a varios rehenes en su interior, según confirmó este viernes la policía.
Al menos tres personas continúan en el interior del local, conocido como el Bar da Preta y situado en el céntrico barrio de Lapa, y cuatro ya fueron liberadas después de cinco horas de negociaciones, de acuerdo con las autoridades.

El Batallón de Operaciones de la Policiales Especiales (BOPE) de la Policía Militar se desplazó hasta lugar para negociar con el hombre, quien según algunos testigos tendría una botella con gasolina.
“Es posible que dentro de un bar cerrado él tenga otros instrumentos que puedan hacer mal o herir a algunas personas”, explicó un portavoz de la Policía Militar.

Las autoridades investigan las causas que llevaron al hombre a hacer siete rehenes, entre ellos dos trabajadores de la empresa estatal de comunicación EBC, la tarde de este viernes en el barrio de Lapa, uno zona repleta de bares y visitadas por numerosos turistas brasileños y extranjeros.

Una de las hipótesis que baraja la policía es que el secuestrador habría acudido al bar como venganza tras un malentendido con uno de los funcionarios del mismo.

El pasado mes de agosto el secuestro de un autobús en el puente de Niterio de Río de Janeiro terminó con el asaltante muerto por el disparo de un francotirador de elite apostado sobre un camión de bomberos.

El suceso generó una gran polémica ya que, poco después de la muerte del asaltante y nada más aterrizar sobre la autopista que alberga el puente, el gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, dio un salto y levantó el puño en señal de victoria.

Witzel, juez de carrera y antiguo infante de la Marina, ha sido criticado por su exacerbado uso de la contundencia policial para combatir la criminalidad y su gesto fue duramente condenada por las organizaciones de derechos humanos de Brasil.