martes, 2 de julio de 2019

La adolescente que presuntamente fue seducida por un general y un coronel de la Policía Nacional, habría acudido a la cárcel de Rafey a visitar a un presunto narco, a los fines de extorsionarlos con 120 mil pesos.
Así lo hizo constar en el interrogatorio practicado por la Fiscalía del Distrito Nacional la madre de la adolescente, cuyo nombre se omite por razones legales.
La señora comentó que vio en el teléfono que le quitó a su hija, que el coronel Ángel Antonio Bautista Piña le puso un uniforme de policía, le dio una pistola y la mandó a la cárcel de Rafaey donde “un capo” a buscar 120 mil pesos.
Narró que el presunto capo, cuyo nombre no mencionó, le dio una bofetada a su hija, le quitó la pistola, la cual se le mandó al general José Alejandro Acosta Castellanos, pero este último estaba ajeno a eso.
“Cuando el general supo lo que estaba pasando llamó a mi hija y le dijo que se fuera para la capital, ya que si a ella le pasaba algo, el responsable sería Piña”, aduce en el interrogatorio realizado por el fiscal adjunto Héctor de Jesús Hernández Sánchez.
La madre de la adolescente dijo que luego de eso su hija se trasladó a la capital, ya que le dijeron que “la iban a matar” y que más atrás vino el coronel Piña a Santo Domingo, trasladado debido a que el general Castellanos después de lo ocurrido se “disgustó”.
Señaló que el coronel Piña le dijo a su hija que si ella (su madre) lo sometía a él por lo mostrado en el video, también debería someter al general Castellanos ya que él fue su novio primero.
Manifestó que se reunió con el general Castellanos cuando vino a Santo Domingo para realizar un acuerdo, donde el oficial le dio un televisor, una nevera y una cama, tras señalar que el general nunca ha querido hacerle daño a su hija.
De igual manera, sostuvo que después de lo del video, su hija quería seguir la relación con el general Castellanos, ya que ella no iba a Santiago, pero seguían en contacto.
“Pero entonces habían fotos de ellos dos, donde ella lo chantajeaba y una conversación. Luego de esto, él me escribió, pare decirme que mi hija lo estaba chantajeando con las fotos”, explicó la madre de la menor.
Por otro lado, aunque en la solicitud de medida de coerción en contra del general y del coronel consta un certificado médico legal de que la adolescente está en estado de gestación, su madre alega que se enteró recientemente de que estaba embarazada, ya que “se había tomado las pastillas”.
“Ella estaba embarazada, pero ya ella no tenía el niño, yo no sé de quién estaba embarazada”, expresó.