viernes, 7 de junio de 2019

El Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional descargó a tres y condenó cinco de los imputados por la quiebra del Banco Peravia.
Los condenados son Jorge y Carlos Serret, quienes deberán cumplir la pena de tres años de prisión y pagar una indemnización de un millón de pesos; Nelson Serret, condenado a siete años de cárcel y el pago de dos millones de pesos.
También fue condenada a siete años de cárcel Yesenia Serret, a quién se le impuso igualmente el pago de dos millones de pesos.
Además, Pausides Donato, sentenciado a dos años de prisión por complicidad.
En tanto, el tribunal descargó a los imputados Rolando Cabral Veras y Nelson Cabral Veras y al excapitán Florentino de Jesús Acosta, y ordenó el cese de las medidas de coerción que pesaban en su contra.
El ministerio público había solicitado condenas de 20 años de prisión y el pago de dos millones quinientos mil pesos, en contra de los encartados Jorge, Nelson,  Carlos Alberto y Yesenia Serret, así como los imputados Nelson y Rolando Cabral Veras.
La lectura íntegra de la sentencia será el próximo 18 de julio.
El Ministerio Público presentó sus conclusiones en abril de este año ante el Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional, con la solicitud de penas de 20 y 10 años de prisión.
Además, pidió el decomiso de los bienes, en virtud de lo que establece la Ley Monetaria y Financiera, con el objetivo de que se haga la restitución de los fondos sustraídos a los ahorrantes del Banco Peravia.
La acusación fue por haberse constituido en una asociación de malhechores para cometer violación a la Ley Monetaria y Financiera, lavado de activos y abuso de confianza en perjuicio de los ahorrantes, estafa agravada y falsificación de documentos.
SEPA MÁS
Condenado en Estados Unidos
Venezolano.
En noviembre de 2018 el venezolano y expropietario del Banco Peravia Gabriel Arturo Jiménez Aray fue sentenciado a tres años de cárcel por su vinculación en un caso, según informó la Fiscalía de EEUU.
Lavado.
Jiménez, residente en Chicago (Illinois), se había declarado culpable el 20 de marzo de 2018 de un cargo de conspiración para cometer lavado de dinero.