lunes, 11 de febrero de 2019

NACIONAL
Asunción
Una red formada por más de 240 mujeres donantes de leche materna se encarga de abastecer cada año en varias ciudades de Paraguay a cerca de un millar de bebés que no pueden ser amamantados por sus madres por problemas de salud, por haber nacido de forma prematura o porque fueron abandonados después del parto.

La iniciativa, coordinada por el Hospital San Pablo de Asunción, es posible gracias a una unidad móvil que visita semanalmente a las madres para recoger los frascos de leche que han sido previamente congelados, de forma que se pueda mantener la cadena del frío.

Después de reunir los recipientes esterilizados, la leche se transporta hasta la unidad de maternidad del hospital, donde se realizan los análisis bioquímicos que garantizan que las donantes no padecen enfermedades como el VIH, la Hepatitis B o la Rubeola.

Durante una de las rutas de recogida en un barrio de Asunción, Lizzi Miranda, una madre de 26 años, explicó a Efe que decidió sumarse a la iniciativa después de que los médicos le garantiran que podía amamantar a su hija a pesar de la medicación que toma para paliar su epilepsia.

Miranda relató que, tras las primera negativas de los neurólogos, fue una “bendición” descubrir que podía dar leche a su bebé, así que optó por ayudar a otras personas que estaban en su misma situación.

La madre insistió en la importancia de este programa para combatir los “tabúes” que hay en Paraguay en torno a amamantar a los hijos, especialmente cuando transcurre el primer año de lactancia.
De acuerdo a los datos del Instituto de Alimentación y Nutrición (INAN) de 2017, Paraguay es el país con menor índice de lactancia materna del continente, ya que solo el 12,5 % de las madres amamanta a sus hijos, frente al 50 % recomendado por Unicef.
 
FUENTE:  LISTIN DIARIO