lunes, 2 de julio de 2018

NACIONAL
SANTO DOMINGO. La combinación del Metro y el Teleférico de Santo Domingo acorta la distancia, reduce el tiempo de traslado, es más económico, seguro y reduce el estrés entre los usuarios de ambos sistema de transporte colectivo que ayer inició sus operaciones simultáneas con la Línea 2 del Metro.

El equipo de Diario Libre llegó a las 9:30 de la mañana a la estación María Montez del Metro de Santo Domingo. Cámara y libreta en manos se disponen entrar, pero como siempre un celoso miembro del Cuerpo especializado de Seguridad del Metro, ‘’CESMET’’ se acerca y pregunta si se tiene autorización para hacer fotos en el lugar.

Luego de explicarle del debido permiso permite el acceso, pero mientras se coordina el abordaje con Wilson Rodríguez, del departamento de comunicaciones del Metro, el equipo aborda el tren 22 a 9:55.

En cada estación transcurrida la gente hace fila para recargar las tarjetas y por los molinetes, o barreras de acceso, la gente cruza con rapidez con solo colocar su tarjeta encima de una plataforma que emite un sonido cuando da acceso.

Gente con bultos, bandeja con pasteles, pero que n o se venden dentro del circuito, paquetes de flores, mochilas y otros equipos entran y salen del sistema mientras los agentes se mantienen en observancia.

En la estación Juan Pablo Duarte espera Wilson Rodríguez que se sube al tren 22 para acompañarnos hasta la estación Eduardo Brito, en Gualey para luego abordar el Teleférico que se hace por un túnel que une ambos sistema y conecta con la estación 1 de Gualey donde espera una de las cabina del Teleférico, se aborda inmediatamente llega porque las cabinas van saliendo en cuestión de segundos.

El personal de seguridad y de asistencia, viste camisa blanca con el logo impreso y junto a los miembros del CESMET, se encargan de ayudar en el abordaje de los pasajero y en su orientación, porque algunos pierden la noción de orientación a su destino o desconocen cómo funciona el sistema.

De la tierra al aire
De las profundidades del Metro se pasa a la altura del Teleférico por la escalera eléctrica o ascensor. Desde la cabina se observa el ambiente, los techos de las viviendas, algunas techadas de zinc oxidados puentes Francisco del Rosario Sánchez y del atirantado del Metro y comienza la travesía.
Dayanara González, vive en los Tres Brazos y en “pleno vuelo” habla de los beneficios del sistema y cuenta que le encanta el Teleférico a pesar de que es la segunda vez que lo usa. La primera vez que lo usó sudó del miedo, pero ya no tiene tanto.

“Danilo ahí la botó” y cuenta el ahorro en tiempo y dinero que le proporciona el sistema de transporte. Cuenta que tuvo que ir al hospital Ley Arias Lora y de su casa solo le tomó 15 minutos y al comparar por tierra dijo que sería entre 25 y 40 minutos, “y a tan solo 20 pesos”, dice con orgullo.
Cuenta que tiene su negocio de comida, “D´ Mamá Parrillada” en Los Tres brazos y desde el cristal de la cabina muestra donde está y dónde vive.

Geovanny Castillo también habla de su experiencia, pero ella se ha subido al Teleférico cuatro veces y nunca ha sentido miedo porque le tiene confianza.

“A mí me encanta porque llego más rápido, pago menos dinero, me evítalos el estrés de tapones, confío en el sistema es esto es seguro. Mira que brisita pura hay aquí a la gente que se suba, esto no es nada...valió la pena, “Danilo no sabe lo que hizo”.

Ambas mujeres que quedaban en Los Tres Brazos, pero que al parecer por sentir el viaje tan placentero se animaron a seguir hasta la última estación, la número cuatro, en la Charles de Gaulle a donde llegamos a las 10:45, es decir 50 minutos después de haber abordado en la estación María Montez del metro en el kilómetro 9 de la Autopista Duarte.

De regreso:
A la 10:55 el equipo de Diario Libre aborda otra cabina del Teleférico, pero esta vez con destino al Centro de los Héroes para también saber el tiempo que se toma y el comportamiento de las personas.
En el trayecto nos encontramos con los pasajeros Francisco Peña, Francis Morillo, Maritza Alcántara y Alberto Beato.

Para Peña el nuevo servicio les ha beneficiado porque no se estresa para trasladarse a su trabajo en el Centro de Los Héroes porque “no coge tapones”.

“A mí me ha beneficiado cien por ciento porque me deja cerca de Casa en Sabana Perdida, yo voy a mi trabajo a la Feria y llego en 40 o 50 minutos y no me estreso con los tapones, esto no me da miedo”, cuenta.

Para Francis Morillo era su primera vez en el Teleférico y dice que no siente miedo y que es una obra que vale la pena, también dice que se transporta con rapidez y sin los “odiosos tapones”.

Maritza Alcántara si viaja asustada y al preguntarle lo confirma mientras mira por el cristal de la cabina los techos de las casas: ¿Tiene miedo? “bastante, es que le tengo miedo a la altura” y qué te parece este servicio?. “Me parece bien, se descongestionan las vías y se reducen los tapones”, ¿te volvería a montar? Sí.

Alberto Beato dice que no vive en la zona, por lo tanto no se beneficia de la obra, pero reconoce su importancia. Se subió al Teleférico para saber lo que era y le parece bien. “Está chévere no le voy a dar el uso que otra persona le van a dar porque no vivo de este lado, vine a ver lo que se siente, no tengo miedo para nada”.

El circuito del Teleférico tiene transfer en Sabana Perdida, pero de inmediato se sube al otro circuito que une ese sector con los Tres Brazos y Gualey, se cruza por el río Ozama en la parte que divide a Los Tres Brazos con Sabana Perdida y luego Los Tres Brazos con el Distrito Nacional.

Las palomas hacen de las suyas
Al llegar a la estación de Gualey, se observan viviendas a medio destruir y aquí ya hay que pasar la tarjeta para entrar a la estación Eduardo Brito del Metro. Aquí ya las palomas se hacen sentir con sus evacuaciones en la estructura interna por donde chorrean los excrementos de las aves y afean las paredes.

Al continuar la trayectoria hay que pasar la tarjeta donde se unen el Metro y el Teleférico. Hasta ahora en ningunas de las estaciones del Teleférico se puede recargar la tarjeta que es la misma para los dos sistemas y por el mismo precio, pero como afirma Ariel Rodríguez, director de operaciones del Metro y el Teleférico, eso se hará pronto.

Al seguir el trayecto se hace el transfer de la Línea 2 a la 1 en tres minutos caminando hasta abordar el otro metro con destino al centro de los Héroe hasta donde llegado a las 11:55, justo una hora desde la Estación Charles de Gaulle del Metro.

Ahí termina el trayecto, 32 kilómetros, casi dos horas de recorrido. 15.5 kilómetros desde el kilómetros 9 de la Autopista Duarte hasta le estación del Teleférico Charles de Gaulle de Sabana Perdida y 16.1 kilómetros desde la estación Centro de Los Héroes del Metro hasta la estación Charles de Gaulle de Sabana Perdida.
 
 
DIARIO LIBRE

0 comentarios:

Publicar un comentario