miércoles, 29 de marzo de 2017

Veinte de los 34 estados miembros de la Organización de Estados Americanos se comprometieron ayer a definir “pasos concretos que contribuyan a identificar soluciones diplomáticas” a la crisis política venezolana.
La embajadora canadiense Jennifer May Loten leyó una declaración a nombre de 20 países, a los que no identificó, durante una sesión extraordinaria del Consejo Permanente. Fue solamente una expresión pública de esas naciones, ya que la organización no adoptó resolución alguna. En Caracas, poco después del final de la sesión del Consejo Permanente de la OEA, el presidente Nicolás Maduro afirmó que los adversarios del gobierno socialista venezolano fracasaron en su intento de aplicar sanciones a Venezuela. “Hemos obtenido una gran victoria para nuestro país. Ni se aprobó la Carta Democrática ni se aprobó el comunicado infame de la coalición de países de derecha, de gobiernos de derecha”, dijo Maduro acompañado de su tren ministerial.
La OEA convocó a la sesión extraordinaria apenas horas después de que 14 de sus Estados miembros llamaran el viernes a Venezuela a liberar a los presos políticos, convocar a elecciones y respetar las decisiones de la Asamblea Nacional en una inédita posición conjunta en torno a la crisis del país sudamericano. Sin embargo, dijeron que la suspensión de esa nación del organismo debería ser la última opción. Los estados miembros de la OEA realizan lo que denominan una “evaluación colectiva” de la situación venezolana desde el 23 de junio, cuando 20 miembros votaron a favor de que Almagro expusiera su primer informe durante una sesión extraordinaria. El jefe de gabinete del secretario general, Gonzalo Koncke, subrayó que la sesión del martes demuestra lo que describió como un “ejercicio acumulativo. Se inicia la sesión con 14 países que mencionan la gama de problemas, y termina la sesión con 20 países haciendo una declaración”. En Washington, el viceministro venezolano para América del Norte, Samuel Moncada, describió la celebración de la reunión como un “acto hostil”.