sábado, 11 de julio de 2020

La Misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) que observó las elecciones dominicanas del pasado 5 de julio destaca en su informe preliminar divulgado este viernes que uno de los ámbitos más impactados por la emergencia sanitaria generada por el COVID-19 fue la organización de los comicios en el exterior.
El grupo reconoce “que las medidas sanitarias adoptadas por otros países para controlar sus propios brotes” de COVID-19 afectaron la capacidad de la Junta Central Electoral (JCE) para organizar el voto en el exterior “y generaron un estado de incertidumbre cuya resolución en gran medida estaba fuera del dominio de las autoridades dominicanas”.
“La Misión saluda las gestiones diplomáticas llevadas a cabo para lograr el voto de la diáspora, consagrado en la Constitución de la República Dominicana. Asimismo, reconoce los esfuerzos de los países y de las ciudades que integran las circunscripciones de ultramar, por autorizar el proceso electoral dominicano en medio de sus propias situaciones de emergencia. No obstante, la Misión también lamenta que, ante las circunstancias, muchos dominicanos constitucional y legalmente habilitados para votar, no pudieron hacerlo”, dice el informe preliminar de 18 páginas.

CREDITOS A DIARIO LIBRE