De Último Minuto

6/recent/ticker-posts

Ad Code

Signos tempranos de demencia en las mujeres


 

Santo Domingo.- En República Dominicana se estima que al menos 90 mil personas padecen la enfermedad de Alzheimer y se estima que esta cifra suba a 125 mil en 2030². Esta es considerada la causa más común de demencia en los adultos mayores, pero muchas personas se preguntan: ¿Afecta la enfermedad por igual a hombres y mujeres?

Según Alexandra Touroutoglou, PhD, una científica de neurología de Mass General Brigham, la respuesta es un poco complicada. La Dra. Touroutoglou trabaja en el Instituto de Investigación de Mass General Hospital y es directora de operaciones de imagen en la Unidad de Trastornos Frontotemporales. Recientemente hizo una presentación para la División de Gestión de la Atención Médica, Seguridad y Salud Ocupacional de las Naciones Unidas, en la que habló sobre su investigación sobre la preservación de la memoria y la prevención del “envejecimiento” del cerebro.

La doctora Touroutoglou explica por qué hay más mujeres que hombres con EA y cómo reconocer los primeros síntomas de la enfermedad.

Factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer

En Estados Unidos, casi 2 de cada 3 enfermos de Alzheimer son mujeres. Pero esa cifra es algo engañosa, dice la Dra. Touroutoglou. A medida que las personas envejecen, aumenta su riesgo de padecer Alzheimer. Como las mujeres viven más que los hombres, también hay más mujeres mayores con esta enfermedad.

Cuando se analizan hombres y mujeres de la misma edad, no está claro que las mujeres corran un riesgo mayor. Ella afirma que “las investigaciones al respecto no son concluyentes”. Algunos estudios sugieren que podría haber diferencias entre hombres y mujeres en el riesgo de desarrollar Alzheimer debido a la biología, como diferencias genéticas o el papel de hormonas femeninas como el estrógeno. Sin embargo, los científicos siguen explorando estas posibilidades.

No obstante, está claro que hay tres factores principales que aumentan el riesgo de demencia de Alzheimer, independientemente del sexo:

Edad: El envejecimiento es el factor de riesgo más importante. Aunque existe un tipo de Alzheimer que afecta a personas menores de 65 años, la mayoría de las personas que padecen esta afección son mayores. Afecta a 17% de las personas de 75 a 84 años, y a 32% de las personas de 85 años o más.
Genética: Los investigadores han descubierto algunos genes relacionados con un mayor riesgo. El gen más importante identificado hasta ahora se llama APOE-e4.
Antecedentes familiares: Las personas con un progenitor o hermano con EA tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad.
“Si usted o un ser querido experimentan estos signos, lo mejor que puede hacer es hablar con su médico y agendar una consulta con un especialista.”

Primeros signos de la enfermedad de Alzheimer

La mayoría de las personas experimentan algunos cambios en su memoria a medida que envejecen. “Los olvidos son una parte normal del envejecimiento. Usted puede olvidar el nombre de alguien, por ejemplo, o entrar en una habitación y decirse a usted mismo: “¿Qué venía a hacer aquí?”, dice la Dra. Touroutoglou. “Si puede retroceder y recordar lo que estaba haciendo, o recordar algo más tarde a través de una nota, entonces es un olvido normal”.

El olvido normal no interfiere en la capacidad de vivir de forma independiente. “En la enfermedad de Alzheimer, el olvido empieza a perturbar la independencia y la vida cotidiana de una persona y, a veces, incluso su seguridad”, añade.

Algunos de los primeros signos de la EA son:

Hacer las mismas preguntas durante un breve periodo de tiempo.
Extraviar objetos con frecuencia.
Dificultad para encontrar palabras al expresarse (problemas para recordar palabras al hablar y escribir).
Dificultad para planificar y resolver problemas.
Olvidarse de pagar las facturas u olvidarse de que ha comprado algo y volver a comprarlo.
Retirarse de las actividades sociales.
Cambios en el estado de ánimo y la personalidad, como depresión o ansiedad.
Estos cambios son comunes en personas de todos los géneros que desarrollan Alzheimer. “Si usted o un ser querido experimenta estos signos, lo mejor que puede hacer es hablar con su médico y agendar una consulta con un especialista”, afirma la Dra. Touroutoglou.

Investigación sobre la demencia en el Mass General Brigham

Los investigadores del Mass General Brigham son líderes en encuestas acerca de la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia. Esta investigación puede conducir a nuevos tratamientos y métodos para prevenir la pérdida de memoria.

La Dra. Touroutoglou y sus colegas estudian a personas mayores que mantienen una memoria y una función cerebral excelentes hasta bien entrada la vejez. A estos adultos mayores se les llama “superancianos”, y podrían tener pistas para prevenir la demencia.

“El deterioro de la memoria puede ser una parte normal del envejecimiento, pero no es inevitable. Algunos adultos mayores evitan el encogimiento cerebral y la pérdida de memoria que suelen acompañar al envejecimiento”, explica. “Sus cerebros siguen siendo jóvenes: imagínese un cerebro de 25 años en un cuerpo de 75”.

Se cree que la enfermedad de Alzheimer está causada principalmente por dos proteínas del cerebro, la tau y la beta amiloide. Curiosamente, los superancianos que estudia la Dra. Touroutoglou tienen beta amiloide en el cerebro, pero no parece causarles problemas. “De algún modo, se las arreglan para no padecer EA, a pesar de que tienen el mismo nivel de amiloide en el cerebro que los adultos mayores típicos”, afirma.

Según descubrió, los superancianos parecen tener más conexiones entre las células cerebrales que otros adultos mayores. Este hallazgo dio lugar a un ensayo clínico sobre el Alzheimer que se está llevando a cabo en el Mass General. La Dra. Touroutoglou y sus colegas están tratando a personas con EA temprana mediante estimulación magnética transcraneal (EMT).

La EMT utiliza campos magnéticos para estimular las células cerebrales. Su objetivo es mejorar las conexiones entre las células cerebrales y, con suerte, reducir la pérdida de memoria y otros síntomas de la EA. “Estudiar los superancianos puede llevarnos a descubrir nuevas formas de prevenir o tratar la demencia”, afirma.

Prevenir la demencia de Alzheimer

Touroutoglou y sus colegas siguen estudiando nuevas formas de prevenir la EA. Pero la ciencia ya ha señalado comportamientos que pueden proteger contra la enfermedad.

Estas actividades pueden ayudar a reducir el riesgo de demencia:

Entrenamiento cognitivo: “No está claro si jugar a juegos de entrenamiento cerebral en el teléfono o el ordenador puede ayudar”, dice la Dra. Touroutoglou. “Pero se pueden aumentar las probabilidades de tener un cerebro sano realizando actividades como leer, socializar y aprender una nueva habilidad”, añade.

Salud cardíaca: Las enfermedades cardiacas son un factor de riesgo de demencia. Controlar la presión arterial y tomar otras medidas para mantener el corazón sano también puede proteger el cerebro.

Comer bien: Una dieta sana se ha relacionado con un menor riesgo de demencia. “Una dieta sana para el corazón es también una dieta sana para el cerebro”, dice la Dra. Touroutoglou.

Hacer ejercicio: La actividad física regular puede mejorar la salud del cerebro. Según ella, “no hace falta que empiece a correr una maratón. Pero hay que asegurarse de mantenerse físicamente activo. Hable con su médico para ver qué le conviene”.

 

 

 

CREDITOS  A EL DIA 

Publicar un comentario

0 Comentarios

Ad Code