CON RAFA INFORMA

De Último Minuto

6/recent/ticker-posts

Con Rafa Informa

¿Era Chinino Lluberes un héroe o un villano?


 

SANTO DOMINGO. La muerte del general retirado Salvador Lluberes Montás abre la discusión si los líderes militares que dominaron el escenario durante los denominados «Doce años» de Balaguer eran héroes del sistema político imperante en la época o los villanos responsables del exterminio de una generación de jóvenes que vinculados a la izquierda.

Lluberes Montás, mejor conocido como «Chinino» era una ficha de primer orden en el tablero militar de la etapa que va desde 1966 hasta 1978 con Joaquín Balaguer como presidente y que tuvo como denominador común la represión de los grupos de izquierda.

Esos militares no solo contaban con el apoyo de Joaquín Balaguer, sino que eran instrumentos de Estados Unidos en su política de mantener el control de los países del hemisferio para evitar que surgiera una «nueva Cuba».

Eran los tiempos de la «Guerra Fría» y para Estados Unidos era prioritario impedir que otro movimiento comunista se hiciera con el control político de un país de la región pues Cuba se le había constituido en un brazo de la antigua Unión de República Soviéticas Socialistas (URSS) a pocas millas de sus costas de Miami.

Chinino formaba parte de esa cúpula militar formada por Estados Unidos y al servicio del régimen de Joaquín Balaguer que se enriqueció bajo la mirada complaciente del poder político porque seguían el juego de combatir los grupos de izquierdas, que para esa época eran militarmente beligerante.

El dirigente de izquierda Manuel Salazar explica que durante esos doce años habían varios grupos militares, con líderes que se contraponían, pero que tenían en común el liderazgo de Joaquín Balaguer y la tutela de Estados Unidos.

Las cabezas más visibles de los grupos enfrentados eran Enrique Pérez y Perez, del Ejército Nacional, y Ney Nivar Seijas, de la Policía Nacional.

Sin embargo, Lluberes Montás era de la Fuerza Área Dominicana, institución militar que tuvo mayor protagonismo en el golpe de Estado contra Juan Bosch en 25 de septiembre de 1963 y también el que confrontó con mayor fiereza la Revolución de abril de 1965 que buscaba la restitución del derrocado presidente y la vuelta a la constitucionalidad.

Ese grupo de militares cuando estaba a punto de ser derrotado por los constitucionalista logró alzarse con el control de la mayor parte del país gracias a que tres días después de haber estallado la Revolución se produjo una intervención militar de Estados Unidos que relegó a unas cuentas cuadras de Ciudad Nueva el movimiento revolucionario.

Estados Unidos siempre sindicó a la Revolución de 1965 como un intento de emular la revolución cubana e implementar en República Dominicana un régimen comunista encabezado por Juan Bosch. Por eso, luego de los acuerdos de paz, las fuerzas militares norteamericanas se quedaron tutelando las elecciones organizadas por el gobierno de transición de Héctor García Godoy y que ganó Joaquín Balaguer en 1966.

A partir de ese momento los grupos militares a los que pertenecía Lluberes Montás fueron la fuerza de choque del régimen balaguerista y los responsables de llevar a cabo las labores de «limpieza» y contra insurgencia.

A Lluberes Montás se le atribuye ser el autor intelectual de de la muerte del periodista Orlando Martínez el 17 de marzo de 1975 en la calle José Contreras, pero no fue procesado por ese caso y se libró de la condena que recayó sobre un grupo de exmilitares, incluyendo al general Joaquín Pou Castro.

La discusión a la distancia es si las acciones de esos militares eran fruto de las circunstancias históricas que le tocó vivir o si se debía a su vocación autoritaria o represiva.

 

 

 

 

 

CREDITOS A EL DIA 

Publicar un comentario

0 Comentarios