lunes, 13 de junio de 2022


 

Por RAMON GOMEZ.

 Desde UN RINCON DEL MUNDO. Santiago Arroyo, desde que lo conocí, hice empatía, un joven sereno, afable de pasos suave pero firme, de poco hablar, aunque no se hacía sentir grandemente en los medios activos políticos era un activista incansable, no creo intereses políticos sino afectos.

Este Joven nunca se involucró en los conflictos ni luchas internas, ni del PRD y PRM, era visto con buenos ojos por todos nosotros, incluso llegue a susúrrame yo mismo, y decir coño, que humilde y diferente es este muchacho, a los demás políticos. Afirmo que la primera y segunda llegada del presidente LUIS ABINADER, quería acercarme y saludarlo pero el cerco no era fácil, llegando al último cerco, vi al señor ANIBAL BELLIAR, viro la cara al otro lado, pero cuando me vio SANTIAGO ARROYO, sin constatarlo o pedirle que me dejara pasar él  mismo me llamó  y me dijo, ven Ramón entra ven, a lo que le di gracias.

 Esto fue en el local principal de los Pactares Evangélicos. Mi segundo y último saludo al presidente LUIS ABINADER, cuando vino a varias actividades otra vez, fue en la zona franca se repitió de nuevo la misma acción del joven SANTIAGO ARROYO, cuanta decencia y respeto, joven como el no mueren se derriten como una vela para alumbrar a otros y seguir su ejemplo, el permanecerá como un bello recuerdo en mi corazón, y llamo a los políticos de San Pedro de Macorís y el país a seguir su ejemplo de humildad y solidaridad. SANTIAGO ARROYO, sé que tu familia siempre estará orgullosa de haber nacido en su santo ceno. HASTA SIEMPRE HERMANO. Y hora quien me pasara a saludar al presidente.