martes, 21 de junio de 2022


 

Ninguna autoridad municipal ni nacional ha acudido en auxilio de las 15 familias que perdieron todo lo que tenían durante la madrugada del 20 del mes pasado cuando un incendio arrasó con las viviendas en el barrio Las Lilas, en los Tres Brazos, Santo Domingo Este.

Aunque el lugar fue visitado por dos diputados, regidores y un representante de la Dirección General de Proyectos Estratégicos y Especiales de la Presidencia (Propeep), nada se ha hecho para reubicar las familias o reconstruir las viviendas destruidas.

Las personas afectadas viven arrimadas en casas de vecinos y parientes y algunos pudieron alquilar en otro lugar, pero todos demandan del Gobierno la construcción de viviendas dignas. Informan que solo las iglesias católica y evangélica los han ayudado.

Los Comedores Económicos le dan almuerzo todos los días, que deben ir a buscar las oficinas ubicadas en la avenida San Vicente de Paúl frene la iglesia del mismo nombre.

Lorenzo de León, es un señor enfermo, que a cada rato hay que sacarlo al hospital y ahora vive arrimado sin nada porque lo poco que tenía se quemó durante el incendio que destruyó totalmente la vecindad donde vivía.

“Ellos (las autoridades) no nos dan esperanza y nosotros durmiendo en la calle, arrinconados en casa de vecinos que tenemos que nos ayuden para resolver el problema, hay muchos niños durmiendo en el suelo no encontramos donde meternos, yo no tengo nada, estoy durmiendo arrinconado, enfermo, estoy desesperado que nos ayuden”, dijo.

En tanto que Ramón Acosta explicó que tenía una de las viviendas alquilada y que no ha recibido ningún tipo de ayuda. Resaltó el apoyo que reciben de los comedores, peor manifestó que solo les dan el almuerzo, por lo que sin tener recursos deben buscar el desayuno y la cena.

“Aquí vinieron dos diputados y un regidor, trajeron un ingeniero, midieron el terreno, hicieron un levantamiento, pero no han vuelto, la gente nos dice que no nos desesperemos, mientras tanto uno está en el aire”.

Josy García Familia, servidora de la iglesia católica en Los Tres Brazos y Cesaria Gómez, de  la Confraternidad  Hermanos en Cristo, llamaron a las autoridades, principalmente al presidente Luis Abinader y al ministro de la Vivienda, que les ayuden a resolver el problema.

Manifestaron que los inquilinos están desamparados, al igual que los propietarios que vivían en el lugar y hay muchas madres solteras que tiene hasta cinco hijos y no tienen donde vivir, por lo que están desesperanzados.

 

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE