CON RAFA INFORMA

De Último Minuto

6/recent/ticker-posts

Con Rafa Informa

Estatus irregular e informalidad, muros para los derechos laborales a migrantes


 

Trabajar en la informalidad y tener un estatus migratorio irregular son dos de los principales obstáculos a los cuales se enfrenta una persona migrante para que le garanticen sus derechos laborales en la República Dominicana, señaló Katherine Martínez, coordinadora nacional de proyectos en el país caribeño de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Martínez explicó que, aunque en el país el Código de Trabajo señala que a todas las personas trabajadoras se les deben garantizar sus derechos laborales, en la práctica existe una imposibilidad material para los migrantes irregulares porque no poseen los documentos necesarios que le ayudarán a garantizar esos derechos.

Aunque se puede dar una dinámica de trabajo de forma verbal, Martínez indicó que la ley laboral en el país establece que los contratos de personas extranjeras deben darse por escrito para formalizarlo en el Ministerio de Trabajo.

“La dinámica de contratación de las personas migrantes se da bajo la lógica de patrocinio del empleador. Eso quiere decir que la persona cuando se vincula laboralmente debería entrar al país con una visa de trabajo y, entonces, se le habilitan facilidades para tener su contrato de trabajo formal y, posteriormente, poder vincularlo a la seguridad social”, explicó.

Cuando la contratación se hace al margen de la ley, el trabajador migrante no puede contar con garantías laborales como la afiliación a la seguridad social y los beneficios que se desprenden de ella, como cobertura en los servicios de salud, recibir pensión o estar protegidos ante los riesgos laborales. 

Martínez indicó que para mejorar las condiciones laborales y promover la formalización de los trabajadores, se tiene que comenzar con la formalización de las empresas o los empleadores.  "Ese es el paso inicial, para poder garantizar derechos laborales, la relación de trabajo debería estar transparentada frente a las autoridades del gobierno", expresó.

Los datos

Los últimos datos de la OIT indican que en 2019 había 169 millones de trabajadores migrantes en el mundo, el 4.9 % de la fuerza de trabajo global en los países de destino. Entre los trabajadores migrantes, 70 millones o aproximadamente el 41.5 % eran mujeres, mientras que los masculinos representaron 99 millones o el 58.5 % . 

En el caso de la República Dominicana, las personas migrantes que trabajan en el país mayoritariamente provienen de Haití y, de acuerdo, con la Segunda Encuesta Nacional de Inmigrantes  (ENI-2017), esta inmigración históricamente ha sido de carácter laboral. Los migrantes trabajadores haitianos se concentran en actividades ligadas a la agropecuaria, el comercio y la construcción. 

Mientras, los inmigrantes de otros países están esencialmente en sectores de actividad terciaria, también en el comercio y los servicios vinculados a la actividad turística, como son los servicios en hoteles y restaurantes.

Otra inmigración que se ha incrementado en la República Dominicana es la de venezolanos, quienes suman cerca de 115,000 personas. Y según una encuesta, la población venezolana participa principalmente en los sectores de hoteles, bares y restaurantes (20 %), comercio (19 %), construcción (10 %) y educación (8 %).

También se demostró que más del 60 % de los venezolanos en la República Dominicana posee una educación superior y especialización profesionales; y 64 % está graduado en áreas relacionadas con la administración, educación y salud.

Canales para migrar

Lo ideal es que existan canales regulares para migrar y que en el proceso se le garanticen los derechos laborales a los trabajadores migrantes. Uno de los mecanismos para garantizar esto, explicó Martínez, son los acuerdos bilaterales, una especie de programa de movilidad temporal a corto plazo entre dos gobiernos.

Este mecanismo consiste en que un país determine la necesidad de trabajadores migrantes que tiene en un sector y realice un acuerdo con otro Estado para ello. “A partir de ahí, se inicia un proceso de reclutamiento de esas personas a trabajar bajo los términos del acuerdo”, precisó.

Katherine Martínez precisó que la OIT cuenta con herramientas que se pueden adaptar a cualquier país que explican cómo debe ser el ciclo de contratación de una población migrantes, el cual se inicia en el país de origen de la persona.

La abogada destacó que estos estudios sobre el mercado de trabajo también deben hacerse a largo plazo.

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE

Publicar un comentario

0 Comentarios