CON RAFA INFORMA

De Último Minuto

6/recent/ticker-posts

Con Rafa Informa

Esmeralda: la gerente que ayudó a mover millones de red Coral


 

La gerente bancaria Esmeralda Ortega Polanco ha sido formalmente acusada de valerse de sus conocimientos del sistema bancario y ponerlos al servicio de los involucrados de la red Coral para que sus miembros pudieran realizar el 90 % de sus operaciones financieras sin levantar Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS). 

Así lo ha establecido la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) en la acusación depositada en contra de altos oficiales y sus relacionados, sometidos tras presuntamente haber incurrido en asociación de malhechores para malversar fondos desde el Cuerpo Especializado de Seguridad Presidencial (Cusep) y el Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur). 

El Ministerio Público dice que Ortega Polanco “colaboró de forma activa para que los retiros y depósitos de altos montos de efectivo realizados en la sucursal en la cual la misma se encontraba asignada como gerente”.

Los investigadores la definen como una figura de “primordial importancia” para la estructura. Gracias a la gerente, supuestamente “se realizaban las operaciones sin levantar ningún tipo de alerta respecto a las transacciones sospechosas cometidas por los acusados, encabezados por Rafael Núñez de Aza como cerebro financiero de las acciones ilícitas cometidas por el grupo”.

90 %

Dice la Pepca que el 90 % de las transacciones ilícitas se hicieron en la sucursal de banco donde Ortega era la gerente.

La gerente tenía asignado el codinome 550. La Pepca explica que el apodo se debe a que las transacciones ilícitas se hacían en la sucursal del Banco de Reservas número 550, que está ubicada en la estación de combustibles Texaco de la avenida Venezuela, lugar en donde la acusada estaba de puesto como gerente.

Infografía 

Esmeralda Ortega Polanco. (FUENTE EXTERNA)

Los beneficios para ella 

La Pepca establece que “550” era una especie de asistente financiera del coronel Rafael Núñez de Aza y que incluso daba instrucciones en su nombre, “hacia transferencia a nombre de terceros que realmente no firmaban los depósitos, lo que constituye un robo de identidad, comprobándose la falsificación mediante peritaje en algunos casos”. 

Detallan que la acusada preparaba préstamos a nombre de terceros a pesar de que sabía que eran para el coronel Rafael Núñez de Aza. El Ministerio Público dice que a cambio de su participación, Ortega Polanco percibía dinero en efectivo y por transferencias que eran realizadas por miembros del mismo entramado, además de que a través de las nóminas de Cestur, le pagaban salarios a su cónyuge y su hijo mayor, sin estos ser militares, ni pertenecer a dicha institución. 

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE