martes, 10 de mayo de 2022


 

Richard Rafael Báez, el barbero que murió luego de ser arrestado por agentes de la Policía en Santiago, no expiró por los golpes que le dieron cuando fue detenido, de acuerdo a lo revelado por un informe del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif).

El documento, al que CDN, canal 37 tuvo acceso, precisa que los análisis en el cuerpo del joven de Santiago se revelaron lesiones contusas de recuperación en corto tiempo y no eran graves.

La solicitud para que el Inacif presente su evaluación fue hecha por la procuradora fiscal de esta provincia Clara María de Jesús.

Báez, de 28 años, presentó heridas que pudieron ser consecuencia de arrastre al momento de su detención o en la celda del Palacio de Justicia donde estuvo detenido.

El pasado 5 de abril, la Dirección Regional Cibao Central de la Policía Nacional rechazó que agentes de esta institución golpearan a Báez, luego de haber permanecido aproximadamente quince días ingresado en un centro de salud en estado delicado.

Explicó que al  momento del sometimiento ante el Ministerio Público el joven se encontraba en pleno estado de salud, por lo que descartó la culpabilidad de los agentes policiales por su fallecimiento, como denunciaron los familiares de la víctima.

Según la uniformada, al hoy occiso, al momento del arresto, se le ocupó un arma de fuego que portaba de manera ilegal, con la cual habría hecho dos disparos a los agentes, quienes preservaron su vida, pese a la agresión recibida.

El confuso incidente ocurrió en la calle 9 de del sector Semillero Uno de Santiago Oeste.

Los familiares del fallecido dijeron que Richard se dedicaba a barbero y no portaba arma de fuego ilegal como asegura la Policía Nacional. Reclaman justicia contra los miembros de la uniformada a quienes responsabilizan de la muerte de su pariente.

 

 

 

CREDITOS A HOY