miércoles, 4 de mayo de 2022


 

La exenfermera de Amber Heard, Erin Falati testificó este martes frente a la audiencia a través de videollamada, para responder las preguntas de los abogados. Declaró que, durante la primera reunión con la actriz en agosto de 2014, anotó que Heard reportaba antecedentes de abuso de sustancias, incluida una adicción a la cocaína y al licor.

“Heard no fuma, pero informa que bebe uno o tres vasos de vino tinto al día” dicen las notas presentadas en la corte.

También se pudo leer: “Historia familiar de abuso de sustancias, tanto la madre como el padre han abusado y se han vuelto dependientes de los estimulantes”.

Erin Falati expresó que Heard admitió antecedentes de ansiedad, trastorno alimentario, trastorno por déficit de atención, trastorno bipolar, problemas de codependencia e insomnio ocasional.

“El cliente se identifica como bisexual y estuco casada con una mujer antes de la relación actual”, se lee en las notas.

En las notas de la enfermera agregan que Heard había estado “experimentado una mayor agitación recientemente y ha tenido varios estallidos de ira y rabia, mientras mantenía un estado de ánimo lábil”.

Al ser cuestionada qué significaba lábil, Falati respondió: “La labilidad emocional es cuando las emociones giran en un péndulo, ves a alguien triste y rápidamente hace una transición a la felicidad extrema, es como un péndulo”.

Por otro lado, Falati comentó que Heard le expresó su preocupación a Depp y al médico personal de Depp, Dr. Kipper, sobre estar nerviosa al quedarse sola mientras Depp trabajaba y expresó dificultades para lidiar con los sentimientos de inseguridad y celos cuando “no está en presencia de su marido”.

En un escrito del 29 de agosto de 2014, Falati dijo que durante la cena Heard se expresó sobre su “confusión” porque pensó que Depp quería que ella “eliminara su carrera como actriz” y se quedara en casa.  Al ser cuestionada sobre si alguna vez tuvo la impresión de que Johnny Depp quería que Heard dejara de actuar, esta respondió que “no recuerda que eso sea un sentimiento”.

El 2 de septiembre de 2014, la enfermera escribió que Heard informó “dificultades con problemas de celos y ansiedad en torno a la fama del prometido y la capacidad de interactuar con mujeres a menudo”.

En las notas médicas del 4 de septiembre de 2014, Falati señaló que, en la cena, Heard se "frustró" con los camareros por una falta de comunicación. Falati expresó que los cambios en el mecanismo de afrontamiento de Heard la hicieron reflexionar, ya que anteriormente las habilidades de afrontamiento de Heard implicaban “ira y gritos”.

En una nota del 25 de marzo de 2015, Falati escribió que Amber estaba “preocupada por la capacidad de confiar en su prometido después de una discusión”. Falati expresó a la corte que tenía un recuerdo de Heard “generalizando problemas de celos y ansiedad, incluida la desconfianza dentro de su relación”.

Un año después, específicamente el 11 de mayo de 2016, Falati escribió sobre una visita que le realizó a Heard. La nota expresa lo siguiente: “El cliente admite el uso de drogas ilícitas y afirma que ingirió hongos y MDMA simultáneamente y vomitó y estuvo drogada durante alrededor de 24 horas seguidas”.

La enfermera afirmó que Amber Heard también le informó que estuvo abusando del uso de las drogas con un conocido masculino, mientras que Depp no estaba al tanto de la visita.

Erin Falati fue cuestionada sobre si Heard alguna vez habló sobre el uso de sustancias antes, está respondió que lo hizo cuando se conocieron.

Por las reglas de privacidad de HIPAA, los proveedores de atención medica pueden usar y divulgar información privada sin la autorización del paciente cuando lo exige la ley, incluida una orden judicial.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE