martes, 26 de abril de 2022


 El llamado a huelga de un colectivo de movimientos en el Cibao en demanda de reivindicaciones paralizó de manera parcial el comercio y el transporte en este municipio, pero en la provincia de Puerto Plata y algunos pueblos del noroeste no tuvo el efecto esperado por organizadores.

En sectores de este municipio como Cienfuegos y Los Ciruelitos, los manifestantes incendiaron neumáticos y lanzaron escombros a las calles.

La docencia fue casi nula. Sin embargo, las principales tiendas y los bancos brindaron sus servicios, aunque con menos afluencia de clientes.

El dirigente del Frente de Lucha Unidad y Progreso (FLUP), Osvaldo Brito, calificó de “contundente” el cumplimiento de las primeras horas del llamado a protesta.

“Expresado con el cierre casi total del comercio, el sector transporte ha disminuido a su mínima expresión y algunas rutas inclusive total, sector educativo y productivo de la región está paralizado”, afirmó.

Expuso que la protesta es una reacción ante la “indolencia” del Gobierno que preside Luis Abinader frente a los principales problemas que afectan al país.

“Esto es como respuesta a la indolencia de la política de empobrecimiento. El pueblo manifestado de forma contundente a pesar de todo el esfuerzo articulado desde el día de ayer para desvirtuar y confundir la población estableciendo que esta convocatoria no iba”, manifestó.

De igual modo, en rueda de prensa, Raquel Rivera, del Movimiento Feminista Hermanas Mirabal, cuestionó el despliegue policial que impulsó el Gobierno para frenar la manifestación social.

“Para la seguridad de la población, protección de las mujeres, autonomía de las mujeres no aparecen, sin embargo, para reprimir a la población ustedes vieron el despliegue que hubo ayer en San Francisco, Cienfuegos, Moca, El Cerro y todos esos pueblos”, externó.

Dajabón

En esta ciudad fronteriza el mercado binacional y las demás actividades comerciales, del transporte y educativa discurrieron sin novedad.

Desde las 4:30 de la madrugada de ayer agentes policiales a cargo del coronel Santos Lora Báez y miembros del Ejército estaban apostados en los negocios, bancos y las estaciones de combustibles para prevenir desórdenes.

Santiago Rodríguez

Aquí la huelga tampoco causó el efecto pronosticado. Solo la docencia fue afectada. El comercio y el transporte operaban normal y no hubo presencia de contingentes policiales ni disturbios.


CREDITOS A  HOY