sábado, 23 de abril de 2022


 Tan pronto se conoció que hubo otra agresión a los autobuses del nuevo corredor de la avenida Charles de Gaulle, por la que varias personas resultaron heridas, el presidente Luis Abinader ordenó una reunión del Gobierno con los cuerpos de seguridad de Estado para tratar el impasse.

La reunión fue encabezada por el ministro de la Presidencia, Lisandro Macarrulla, y los altos mandos de protección ya que estos actos de vandalismo son tratados como asunto de seguridad nacional, según confirmó Hugo Beras, director del Gabinete de Transporte.

El Estado está en proceso de transformación, "y el que no entienda ese proceso que establece la Ley 66-17, simplemente se está poniendo en contra, no solo de la legalidad de un país, sino también de una transformación que es beneficio de todos" dijo Beras.

Durante el comienzo de la cuarta fase de la remodelación del Malecón de Santo Domingo, Beras indicó que el plan del presidente Abinader es implementar 16 corredores de autobuses en el Gran Santo Domingo, seis en Santiago; además del Metro y el Teleférico y la construcción del Monorriel de Santiago.

El también secretario general de la Alcaldía del Distrito Nacional (ADN) agregó que el pueblo es el que desea ese cambio en el sistema de transporte de la República Dominicana.

Es la segunda vez que "grupos terroristas" atentan contra los autobuses que operan en el Consorcio de Empresas del Transporte (Mochotran), que dirige el sindicalista Alfredo Pulinario, "Cambita".

La primera vez fue un día después de comenzar el corredor, el 28 de marzo, cuando les fueron rotos los cristales a unas seis guaguas.

En el Gran Santo Domingo, el Gobierno ya ha puesto en funcionamiento los corredores de la Núñez de Cáceres, Winston Churchill y Charles de Gaulle.

Los dos primeros, asignados a Conatra y Mochotran, respectivamente, no han tenido inconvenientes, pero en el de la Charles de Gaulle se ha desatado un conflicto, sin que las autoridades encuentren a los responsables de los daños y los sindicalistas se lavan las manos de los daños a los vehículos.




CREDITOS A DIARIO LIBRE