martes, 1 de marzo de 2022


 

En el banquillo de los acusados en la escena internacional, Rusia fue objeto el lunes de una avalancha de condenas en la Asamblea General de la ONU, durante una excepcional reunión de urgencia de sus 193 miembros, muchos de los cuales reclamaron el fin de su "injustificada" invasión de Ucrania.

En la sesión extraordinaria, tan solo la número 11 en la historia de la Asamblea, Rusia defendió su decisión de invadir a su vecino, mientras se sucedieron los llamados a un cese de las hostilidades y a la retirada de los tanques rusos de Ucrania, durante más de ocho horas de discursos.

Al margen de la cita, Washington sumó otra medida a la cascada de sanciones contra intereses rusos al anunciar la expulsión de 12 "agentes de inteligencia" de la misión diplomática de Moscú ante Naciones Unidas por realizar "actividades de espionaje contrarias" a la "seguridad nacional" estadounidense. Rusia denunció una "acción hostil".

Mientras, en los pasillos de la organización, los embajadores se apresuraban entre la Asamblea General y el Consejo de Seguridad, donde también se celebró una sesión de urgencia, la quinta en una semana, sobre la crisis humanitaria que provocó la guerra. 

"¡Basta ya! Los combates deben cesar", lanzó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en la apertura de la sesión en la Asamblea General, convocada tras el fracaso del Consejo de Seguridad, el pasado viernes, de condenar la invasión rusa por el veto de Rusia y la abstención de China, India y Emiratos Árabes Unidos.

Se espera que representantes de más de un centenar de países desfilen por la tribuna hasta el miércoles, cuando la Asamblea General debería votar una resolución impulsada por los europeos en coordinación con Kiev y el patrocinio de más de 70 países. Deberá obtener dos tercios para ser aprobada, aunque no es vinculante. 

Tras el rechazo de un texto similar rechazado por el veto de Rusia en el Consejo de Seguridad el pasado viernes y para sumar más votos, el lenguaje del borrador fue atenuado: la resolución no "condena" más "la agresión de Rusia contra Ucrania" sino los "deplora en los términos más fuertes", según las versiones vistas por la AFP.

En la Asamblea General no hay poder de veto.

El voto también es visto como un barómetro de la democracia en un mundo que vive un auge de sentimiento autocrático, dijeron diplomáticos, apuntando a regímenes como Birmania, Sudán, Venezuela, Nicaragua...y Rusia.

"Si Ucrania no sobrevive, que no nos sorprenda si fracasa la democracia", espetó el embajador ucraniano ante la ONU, Sergiy Kyslytsya. "Salven a Naciones Unidas, salven la democracia y defiendan los valores en los que creemos", imploró en un grave discurso.

 

DIARIO LIBRE