miércoles, 23 de marzo de 2022

 


El coordinador y supervisor de la Central Termoeléctrica Punta Catalina (CTPC), Celso Marranzini, destacó ayer la importancia y valor estratégico de ese activo, expresada, por ejemplo, en el hecho de que genera el 27 % de la energía que necesita el país y está en línea siempre.

Ese aporte al que se refiere en la Entrevista Especial de elCaribe y CDN, ha contribuido a que en el país los apagones no sean ya una queja recurrente. Han quedado atrás. Informó que actualmente la CTPC le está devolviendo 15 millones dólares mensuales al Ministerio de Hacienda. “Quiere decir que realmente Punta Catalina está funcionando y es lo importante para nosotros”, indicó.

Marranzini fue designado en la coordinación de la termoeléctrica por la Comisión Liquidadora de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) un día después de que el presidente Luis Abinader ordenara enviar el proyecto de fideicomiso de esa planta, a lo interno del Consejo Económico y Social (CES).

Marranzini dejó claro que su interés en estos momentos es manejar Punta Catalina, hacer que produzca, que cobre y le reditúe al Estado.

Aseguró que las personas que regentean las dos unidades de la obra son un gran equipo. “Lo son, porque, sin menoscabo de los anteriores, somos mejores que ellos. Con toda la humildad del mundo, porque tenemos a George Reinoso, que es uno de los técnicos más acabados en el sector eléctrico, y tenemos a José Luis Actis, que es un gran economista, que planifica. Y yo aporto mi pequeña experiencia como gerente”, expresó.

Reinoso es director ejecutivo de la Comisión Liquidadora de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales y Actis es asesor de la CTPC.

Celso Marranzini sostuvo que en el país se ha querido hacer ver las dos plantas a carbón como lo peor que hay, sin que eso se corresponda con la realidad. Recordó que se está llevando una auditoría técnica y financiera de ellas, cuyo proceso está en manos del Ministerio de Energía y Minas. “La planta funciona y nosotros tenemos una oficina en Santo Domingo, donde está todo el personal directivo y gerencial y donde trabajamos todos los días. El equipo de planta está en Baní, (provincia Peravia), donde fue construida la obra”, explicó.

Cuando se le preguntó sobre los temores que tienen algunos sectores a los fideicomisos en República Dominicana –a pesar de que en otras naciones han servicio para encaminar el desarrollo- y cómo evitar que se piense en privatización, cuando se aborda el tema, su respuesta fue: “Yo no sé de dónde sale eso, porque aquí no hay ningún fideicomiso que haya privatizado nada”.

Indicó que el único fideicomiso público que existe es RDVial y no se ha vendido ninguna carretera. “Todo lo contrario, la carretera de Samaná, que tenía el famoso peaje sombra, está en manos de RDVial… Están los peajes, cobran los peajes, pero no se ha vendido carretera. Pero indudablemente este es un país de todólogos y aquí todo el mundo sabe de todo”.

 

EL CARIBE