jueves, 10 de marzo de 2022


 

Tras los diversos allanamientos de la Operación Discovery encabezada por el Ministerio Púbico y el Buró Federal de Investigaciones (FBI) se presume haber desarticulado una amplia red de cibercriminalidad.

La misma tenía como objetivo estafar a ciudadanos de los Estados Unidos a través del uso de tecnología avanzada y bien maniobrada.

Con sede en Santiago, extendió sus operaciones hasta Puerto Plata y La Vega, desde donde sus cabecillas disfrutaban de lujos provenientes del dinero ilícito.

Para cometer sus delitos, los imputados tenían habilitados cubículos con diversas herramientas, entre estas CPU y auriculares para hacer contacto con las víctimas.

Solo a cuatro de los imputados en la Operación Discovery le fueron incautados alrededor de 80 CPU de diversas descripciones y una docena de auriculares.

 

HOY