martes, 1 de marzo de 2022


 

El ministro de la Presidencia y el director del Servicio Nacional de Salud (SNS) defendieron la atención sanitaria que República Dominicana brinda de manera gratuita a las embarazadas de origen haitiano, en reacción al llamado de detener las deportaciones que hizo el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). 

“En nuestros hospitales se da asistencia a todos los seres humanos, independientemente de su estatus migratorio, de su preferencia sexual, de su condición religiosa", razonó Mario Lama, director del SNS. 

Afirmó que solamente en el año 2021 asistieron a unas 35 mil extranjeras, sobre todo haitianas. Si se toma en cuenta que el total de mujeres que dieron a luz ese año ronda los 110 mil, las haitianas representan alrededor del 30 %.

Mario Lama dijo que esa situación representa una carga para el Estado, que gasta entre 400 y 600 dólares en cada mujer, pero aun así tiene el compromiso de atenderles. 

Lisandro Macarrulla, ministro de la Presidencia, entiende que a las migrantes embarazadas no se les maltrata, sino que se les brinda un servicio sanitario que su país no les suple. 

Ambos funcionarios pidieron esperar la respuesta oficial del Gobierno al llamado de la ONU de que se detengan las deportaciones de las haitianas, que se asegure su protección contra la violencia de género y la discriminación, así como que se otorguen permisos permanentes de residencia a aquellas cuyos hijos nacieron y se criaron en el país.