martes, 1 de marzo de 2022


 

Los recursos con los cuales el Gobierno pretende aumentar los subsidios que recibe la población a través de programas sociales y continuar asumiendo parte de las alzas de los precios de los combustibles, para contrarrestar la inflación, saldrían de las medidas impuestas por el decreto 3-22, que limita, entre otras cosas, la compra de vehículos y boletos aéreos.

Así lo reveló el titular de Presupuesto, José Rijo Presbot, quien explicó que, por las restricciones del decreto, el Estado se ahorraría RD$41,000 millones, monto con el cual se cubriría el aumento para el programa Supérate, que sería de RD$9,300 millones. 

Además, otra parte de los recursos iría destinada a frenar las alzas de los combustibles. No obstante, el funcionario no especificó el monto que se destinaría para este fin, pues señaló que los combustibles se evalúan cada semana.

Con el decreto 3-22, el Poder Ejecutivo prohibió las fiestas, agasajos, celebraciones, obsequios, bonos, tarjetas o canastas de Navidad, remodelaciones de espacios físicos que excedan el límite para las compras de bienes menores, adquisición de efectos promocionales e impresiones o boletines informativos de rendición de cuentas, entre otros, medidas que expiran el 1 de enero de 2023. 

Para el economista Franklin Vásquez, CEO de Cyfras Consultores, paliar los aumentos de los precios con subsidios focalizados para los pobres es válido en el contexto actual, pero consideró que no es algo que pueda soportarse por mucho tiempo. 

“El gobierno tendrá que someter, a mediados de este año, una modificación al presupuesto de 2022, en donde podría tomar parte del dinero de educación para estos subsidios y continuar disminuyendo el gasto en aquellas áreas e instituciones que no aportan nada a la población”, declaró.

 

DIARIO LIBRE