martes, 22 de marzo de 2022


 

En cámaras de seguridad se pudo registrar como en el templo católico Jesús Obrero del barrio Diamante de la capital del departamento de Santander, entró un sujeto tapándose la cara y tranquilamente hurtó el teléfono celular con el cual transmitían las misas de la iglesia.

El crimen sucedió en horas de la mañana, se puede evidenciar como entra el sujeto a la iglesia la cual está con sus puertas abiertas pero sin ningún feligrés.

El hombre camina tranquilamente buscando algo. Llega hasta el púlpito y se percata que hay en un trípode un teléfono celular con el cual grababan y transmitían las misas del templo católico del barrio Diamante, posteriormente lo toma y sale un poco más deprisa.

El ladrón ni siquiera tenía una pañoleta o algún recurso con el que pudiese tapar su cara, solo uso su camisa para tapar parte de su rostro.

El hecho ha sido ampliamente cuestionado por los internautas que viralizaron el vídeo y por comunidad del sector.

“En los videos se puede ver que el ladrón entra sin ningún escrúpulo, aprovecha que el templo estaba abierto y solitario …. Últimamente hemos visto la seguridad del sector. Comenzando el año dos ladrones en moto le dispararon a un joven y ahora los ladrones siguen sueltos” indicaron al medio radial Blu habitantes del Diamante.

Por su parte las autoridades han manifestado que se encuentran recolectando las pruebas indicadas que los pueda acercar con el criminal que cometió hurto contra la comunidad religiosa del católico Jesús Obrero.

Pero este no es el único hecho insólito que ha sucedido en un recinto religioso últimamente en el país, puesto que en Bogotá el pasado domingo 20 de marzo jóvenes encapuchados decidieron interrumpir la ceremonia religiosa que se llevaba a cabo en la Catedral Primada.

Con carteles en mano, los ciudadanos manifestaron dentro de aquel espacio, sin embargo, fueron obligados a salir por parte de funcionarios de la iglesia.

Lo ocurrido generó decenas de reacciones en redes sociales, incluso de diferentes políticos del país. Los manifestantes leyeron mensajes en los que cuestionaron varias de las situaciones coyunturales que rondan a la comunidad colombiana.

“¿Paz? ¿De qué paz hablamos? Cuando olvidamos amarnos los unos a los otros. La paz del país laico de imposiciones ideológicas. El país que aniquila las esperanzas de los pueblos. Que llora la sangre de hermanas y hermanos. Este es el primer performance de RAR”, se lee en uno de los trinos en los que se ve a una joven parada sobre uno de los bancos de la catedral. La mujer, con un papel en sus manos, leyó ese mismo mensaje.

“La iglesia es una institución fascista, controladora y machista”, se añadió entre las arengas que gritaban los manifestantes.

De acuerdo con lo que se lee en ese perfil de Twitter, la RAR es la ‘Red De Artistas En Resistencia’. Aquel colectivo señala en su cuenta que: “Gritamos y poetizamos ante lo injusto, ellxs tienen fuego en sus armas, nosotrxs fuego en los corazones”. Justamente, antes de la viralización del video de la polémica protesta, en aquel perfil de esa red social se advertía de la realización de la misma. 

“Este camino lo recorreremos juntos desde la calle y la digna rabia, desde la academia y la reflexión, desde el arte y la creación colectiva, nuestra lucha sigue creciendo día tras día”, de destaca en esa cuenta que, además, aparece bajo la clasificación de ‘restringida’.

El párroco de la Catedral Primada, el padre Jorge Marín, comentó ante los micrófonos del noticiero local CityTv que, “Entraron con tapabocas y se hicieron en las bancas para participar de la celebración, como cualquier persona. Y cuando iba a empezar la comunión, se encapucharon ahí mismo, se pararon sobre las bancas y empezaron a gritar arengas. Pero no se entendía qué era lo que pedían o de qué movimiento eran”.

 

 

HOY