miércoles, 2 de marzo de 2022


 La decisión de la Fiscalía del Tribunal Supremo español de archivar las diligencias de investigación que tenía abiertas al rey emérito Juan Carlos I abre la puerta a su regreso a España, después de que se instalara en Abu Dabi el 3 de agosto de 2020 a raíz de la polémica por el dinero que manejaba en el extranjero.

Después de un año y siete meses en el emirato, Juan Carlos I ve allanado el terreno para volver a España, decisión con la que había amagado en varias ocasiones.

Entre las opciones que se han barajado está que mantenga su residencia fiscal en Abu Dabi y desde allí viaje de manera periódica a España.

El padre del rey de España, Felipe VI, siempre reivindicó ante su entorno que no tenía ninguna causa judicial abierta y que, por tanto, se veía legitimado para volver cuando quisiese.

Sin embargo, en las ocasiones en las que dejó entrever que planeaba su regreso, aunque fuese temporal, finalmente desistió al no darse las condiciones adecuadas.

En las Navidades de 2020, trasladó a sus allegados su deseo de pasar las fiestas en España, pero desistió alegando el alto riesgo por la pandemia debido a su edad.

En noviembre del pasado año, cuando se publicó que la Fiscalía del Supremo pretendía archivar su caso antes de 2022, volvió a trasladar su intención de viajar en Navidad, una hipótesis que se reforzó cuando la Fiscalía suiza dio carpetazo el pasado diciembre a las pesquisas sobre la donación de 65 millones de euros (unos 72 millones de dólares) que el rey emérito recibió de Arabia Saudí y que manejó en el país helvético a través de testaferros.

El presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, apuntó que no veía problema en su regreso al defender su presunción de inocencia y que no pesaba sobre él ningún cargo judicial.

No obstante, la prórroga de la investigación de los fiscales del Supremo por otros seis meses dictada a mediados de diciembre frustró de nuevo sus planes.

Durante su estancia en el emirato, se llegó a especular sobre su mal estado de salud, lo que desmintió la Casa Real española, en los pocos pronunciamientos que ha hecho sobre el rey emérito.

A pesar de su marcha de España, Juan Carlos I ha seguido siendo miembro de la Familia Real, con su título vitalicio de rey.

El rey emérito comunicó su marcha en una carta a Felipe VI en la que expresaba su "meditada decisión" de trasladarse fuera de España ante la repercusión de "ciertos acontecimientos pasados" de su vida privada, personificados en la figura de la que fue su amante durante varios años, Corinna Larsen, por lo que el anterior jefe del Estado ponía tierra de por medio para calmar la controversia.

Además de su posible vuelta, entre las incógnitas que quedan por resolver está si el rey emérito hará algún pronunciamiento después de que Pedro Sánchez le haya instado en varias ocasiones a dar explicaciones ante las “perturbadoras” informaciones publicadas sobre sus fondos en el extranjero

 

DIARIO LIBRE .