lunes, 14 de marzo de 2022


 

La Asamblea Legislativa de El Salvador aprobó el domingo varias leyes con el objetivo de aliviar la crisis económica en el país centroamericano, la cual se ha acentuado por la invasión rusa a Ucrania.

Con los votos de la mayoría de los 84 diputados del Congreso unicameral, se aprobó la suspensión por tres meses del cobro de dos impuestos al combustible, lo que equivale a una reducción de 16 y 10 centavos de dólar por galón, respectivamente. Estos dos impuestos se empleaban para pagar las pensiones de los veteranos de guerra y el subsidio al transporte colectivo.

Además, se suprime por un año el pago de aranceles de importación a 20 productos, entre ellos cereales, aceites, mantecas, trigo en cereal, frutas y verduras y alimentos para animales.

Además de eliminar costos, esta medida incentiva la competencia, ya que habrá más países de donde adquirir los productos sin gravamen, señalaron los legisladores.

Los 10 diputados de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) apoyaron las iniciativas del presidente Nayib Bukele, aunque consideraron que no son suficientes.

Los cuatro diputados del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación (FMLN) expresaron inquietudes similares, en tanto que los legisladores conservadores de Partido Nuestro Tiempo y Vamos, votaron abstención.

Bukele dijo recientemente en un mensaje a la nación que, debido a la pandemia, el año pasado se incrementó la crisis de la cadena de suministros y todos los productos subieron de precio, y aseguró que “este año hemos tenido la mayor inflación en décadas”.

El mandatario enfatizó que la crisis que enfrenta El Salvador no tiene su origen dentro del país, sino que es mundial y se agrava por el conflicto en Ucrania.

“Nosotros no estamos en guerra, no tenemos nada que ver con la guerra, sin embargo, la vamos a tener que pagar”, dijo.

Según el mandatario, “el conflicto entre Rusia, Ucrania y la OTAN” afecta el precio del petróleo, de la energía, del gas natural, del gas propano y de los fertilizantes y, con esto, el precio de ciertos alimentos.

Entretanto, el gobierno salvadoreño realiza una intensa campaña de supervisión para que el transporte público de pasajeros no incremente las tarifas y suspendió los permisos de líneas a 293 unidades del empresario Catalino Miranda.

 

DIARIO LIBRE