miércoles, 2 de marzo de 2022


 

El Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil (Inabie) justifica la realización de dos licitaciones simultáneas para el suministro del almuerzo escolar en las escuelas de jornada extendida, en que es el proceso más voluminoso en término participación de oferentes, presupuesto involucrado y complejidad que realiza el Estado y llevarlo cada año ha impedido concentrar esfuerzos en mejorar sustancialmente la calidad de los servicios que debe ser la principal aspiración de la institución.

Cuestionado sobre los 35 procesos abiertos para los años lectivos 2022-2023 y 2023-2024, explicó que están sustentados en la actual legislación que rige la materia y en experiencias previas realizadas en el propio Inabie.

“Hacer este proceso por dos años permitirá a la institución priorizar y fortalecer las supervisiones y monitoreos para que las raciones servidas mediante el Programa de Alimentación Escolar (PAE) lleguen con la calidad requerida a los estudiantes”, refirió la institución.

Citó el Inabie que el decreto 15-17 en el párrafo I del artículo 3 explica el procedimiento a realizar en los casos en los que las compras o contrataciones impliquen compromisos con una duración superior a un ejercicio presupuestario, además de que esos procesos están sustentados en la actual legislación que rige la materia y en experiencias previas realizadas en el propio Inabie.

Este artículo dispone que “en los casos en que las compras o contrataciones impliquen compromisos con una duración superior a un ejercicio presupuestario, se registrará el monto total a  comprometer en el Portal Transaccional. La Dirección General de Presupuesto Tomará en cuenta la proyección de gastos a devengar en los ejercicios subsiguientes para la formulación de los presupuestos correspondientes”.

Señala el Inabie que efectuar los procesos de dos años escolares juntos, también, ofrecerá la oportunidad para que la institución se concentre en el desarrollo de los demás servicios que ofrece a los niños, niñas y adolescentes mediante los programas de salud escolar, y otras iniciativas contempladas en la ley de Educación que hasta el momento el Inabie no desarrolla como clubes tecnológicos.