martes, 1 de marzo de 2022


Mientras la presión aumenta sobre varias ciudades ucranianas, las acusaciones a Rusia por su actuación se hacen cada vez más masivas. La embajadora de Ucrania en Estados Unidos Oksana Markarova, ha llegado a denunciar que durante el trascurso de la invasión de las ciudades ucranianas, supuestamente han llegado a usar el uso de bombas termobáricas, sin especificar donde se han detonado.

También conocidas como bombas de vacío, se trata de un arma prohibida por la convención de Ginebra debido a su gran poder de daño, por lo que su empleo denotaría que la "devastación" buscada por Rusia en Ucrania es "grande", según afirma Markarova.

Se trata de un contenedor de un líquido volátil o gas a alta presión, que en algunos modelos está mezclado con un explosivo finamente pulverizado y normalmente dos cargas explosivas separadas. Una que esparce una nube de combustible por la atmósfera y que se mezcla con el oxígeno presente y otra que detona el combustible. Esta combustión consume el oxígeno y crea una especie de vacío que causa una explosión de alta temperatura, propagando la explosión (onda explosiva) por toda la nube de combustible.

La explosión de una de estas bombas puede aniquilar equipos y edificios reforzados, y matar y dañar a las personas próximas. El efecto antipersona de la onda explosiva es más letal en refugios excavados en el suelo, sobre personas con algún tipo de armadura o protección corporal y en espacios cerrados "rígidos", como cuevas, edificios y búnkeres.

Los efectos producidos por explosivos aire-combustible (alta presión prolongada en el tiempo e impulso de calor) a menudo se asemejan a los de un arma nuclear de baja intensidad, pero sin los efectos colaterales causados por la radiación ionizante. Eso sí, algunos de los combustibles empleados, como el óxido de etileno y el óxido de propileno, son muy tóxicos, por lo que se trata de un artefacto altamente peligroso.

Historia de la bomba de vació

Se desarrolló en la década de 1960 para ser usada por Estados Unidos en la guerra de Vietnam, con el objetivo de destruir la red de túneles del Viet Cong, "despejar" zonas de jungla para el aterrizaje de helicópteros y "limpiar" campos minados.

Las fuerzas armadas de la URSS también desarrollaron armas aire-combustible, incluyendo cabezas termobáricas para granadas propulsadas por cohete utilizables desde lanzadores manuales de campaña. Además, las fuerzas rusas cuentan con una gran cantidad de estas armas y se sabe que fueron utilizadas contra fuerzas de China en el conflicto fronterizo en 1969, en Afganistán y en Chechenia.

En 2003, también fueron usadas por Estados Unidos durante la invasión de Irak. Más tarde, en 2007, Rusia hizo explotar satisfactoriamente la mayor bomba de vacío construida hasta la fecha, a la que llamó el 'padre de todas las bombas', arrasando un bloque de apartamentos con un poder destructivo similar a una bomba nuclear.