jueves, 24 de marzo de 2022


 

El presidente boliviano, Luis Arce, ha avisado este miércoles a su homólogo de Chile, Gabriel Boric, de que no se podrán restablecer las relaciones diplomáticas hasta que Bolivia no obtenga una salida al océano Pacífico, una histórica reivindicación que enfrenta a los dos países.

Boric, recién llegado a La Moneda, se ha mostrado favorable a retomar unas relaciones rotas desde 1978, dejando claro que Chile "no negocia su soberanía" y agarrándose a una sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que no le obliga a realizar concesión territorial alguna a Bolivia.

Sin embargo, para Arce, ese fallo "abrió un nuevo escenario en el diálogo bilateral", dando pie a un "acercamiento" en el que Bolivia sigue teniendo claro que no quiere renunciar a su salida al mar. De hecho, ha subrayado que no se normalizarán la relaciones hasta que no se haya solucionado este tema "pendiente", según la agencia ABI.

El mandatario boliviano, que se ha pronunciado sobre esta cuestión coincidiedo con el Día del Mar, ha alegado que Chile es "consciente" de su responsabilidad en el "encierro" boliviano, un "inmenso daño" que se retrotrae a 1879.

Entonces, Bolivia perdió su salida al Pacífico en la guerra que mantuvo con Chile, que culminó con el Tratado de Paz y Amistad de 1904, sobre el derecho de libre tránsito de mercancías bolivianas hacia y desde puertos en este océano.

Arce ha apelado a la "buena vecindad" para resolver la "situación de enclaustramiento" en la que se encontraría Bolivia, ya que entiende que es "de interés mutuo". "Con una verdadera voluntad de las partes, pueden ser emprendidas negociaciones significativas", ha apostillado.

 

DIARIO LIBRE