martes, 15 de marzo de 2022


 

Adam Smith versus Keynes en el Gobierno dominicano. La política no es monolítica por lo que tampoco lo son los gobiernos, máxime cuando para llegar al poder, los partidos deben articular diferentes sectores, con ideas distintas.

Esto ha pasado con diferentes partidos y en República Dominicana acaba de pasar con el hoy partido de gobierno. El PRM no ganó solo. Hizo alianzas informales con una ciudadanía que le votó porque le compró un discurso de cambio tras exigir masivamente en las calles el combate a la corrupción, la independencia del Ministerio Público, el fin de la impunidad y la recuperación de lo robado.

Adam Smith versus Keynes en el Gobierno dominicano. La política no es monolítica por lo que tampoco lo son los gobiernos, máxime cuando para llegar al poder, los partidos deben articular diferentes sectores, con ideas distintas.

Esto ha pasado con diferentes partidos y en República Dominicana acaba de pasar con el hoy partido de gobierno. El PRM no ganó solo. Hizo alianzas informales con una ciudadanía que le votó porque le compró un discurso de cambio tras exigir masivamente en las calles el combate a la corrupción, la independencia del Ministerio Público, el fin de la impunidad y la recuperación de lo robado.

 

HOY