miércoles, 23 de febrero de 2022


 Asha Singh lucha por primera vez en su vida en unas elecciones para reclamar el honor perdido de las mujeres indias y para que no se repita la injusticia que sufrió su familia con la violación en 2017 de una de sus hijas por un parlamentario y la muerte de su marido en custodia policial.

La candidata del histórico Partido del Congreso en Unnao, en el estado norteño de Uttar Pradesh, donde hoy se celebra una nueva fase de unas elecciones regionales clave, se enfrenta sin embargo a la mezcla de simpatía y escepticismo de sus vecinos."La injusticia que nos pasó no debería sucederle a nadie; por eso hemos entrado en política", explica a Efe casi en un susurro Singh, desde la casa de Unnao en la que vive junto con sus cinco hijos y otros familiares, además de una decena de miembros de las fuerzas de seguridad.

El parlamentario regional Kuldeep Singh Sengar, miembro del gobernante Bharatiya Janata Party (BJP) hasta que fue expulsado cuando se conoció el caso, fue condenado a cadena perpetua en 2019 por violar dos años antes a la entonces adolescente hija de Singh, en su residencia a donde acudió la joven a buscar trabajo.

El padre de la joven fue después arrestado por un caso de porte ilegal de armas tras salir la violación a la luz y murió en custodia policial a causa de una paliza de simpatizantes de Sengar, según juzgó un tribunal de Nueva Delhi antes de condenar al exparlamentario a diez años de cárcel.

Ataviada con una bufanda con los colores del Partido del Congreso y dos pulseras rosas con la inscripción "soy una mujer, puedo luchar", la candidata de 55 años está acompañada de su hija, que se cubre el rostro con un pañuelo azul. "Vagué durante un año y el caso no fue registrado en Unnao, y después de eso mi padre fue asesinado. Cuando intenté inmolarme ante la residencia del jefe de Gobierno (de Uttar Pradesh), aceptaron la denuncia", narra con firmeza la joven de 20 años.

El suceso marcó para siempre a la familia, y en 2019 llevó también a la cárcel a un tío de la joven por un caso de intento de asesinato hace más de dos décadas.

"Mi tío fue implicado en casos falsos por Kuldeep Sengar y enviado a la cárcel", explica.

 

DIARIO LIBRE