lunes, 21 de febrero de 2022


 

La ciudad de Buenos Aires y la provincia de Mendoza (oeste) dieron inicio este lunes a las clases con presencialidad completa, con nuevos protocolos que dejan de lado las burbujas y el aislamiento por contacto estrecho, en un primer día del ciclo escolar en Argentina que se dará el 2 de marzo próximo en el resto del país.

A diferencia de los dos años anteriores, marcados por la pandemia de covid-19, el ciclo lectivo en la ciudad de Buenos Aires se llevará adelante con mayor normalidad.

“Estamos volviendo a una forma de trabajo muy similar a la que teníamos antes de la pandemia”, dijo el alcalde de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, en un acto que coincidió con la inauguración de una escuela en el barrio de Pompeya para dar inicio al ciclo lectivo.

En ninguna escuela de la capital del país regirá este año el pase sanitario. Además, se puso fin al sistema de burbujas que funcionaba para cada aula hasta diciembre pasado, todos los espacios de interacción de los chicos serán libres y se eliminó el aislamiento por contacto estrecho, por lo que ante un caso positivo se avisará a las familias para que estén atentas.

El uso de mascarillas en los colegios porteños no será obligatorio para los escolares hasta tercer grado inclusive. Sí será obligatorio a partir de cuarto grado dentro del aula, pero no lo será en las actividades al aire libre.

En la ciudad de Buenos Aires el ciclo lectivo será de 192 días de clases presenciales.

“Cumplimos el compromiso de que los chicos en la ciudad de Buenos Aires empezaran las clases antes para poder no sólo cumplir sino superar el objetivo que tenemos de 180 días de clase”, dijo Rodríguez Larreta respecto de la fecha del 2 de marzo prevista en el resto del país.

Este lunes más de 390.000 alumnos del nivel inicial y primario volvieron a las aulas de la capital, en tanto los alumnos de la secundaria comenzarán el 2 de marzo próximo.

“Cada día cuenta, cada día que podamos recuperar estos dos años tan difíciles”, dijo Rodríguez Larreta respecto de 2020 y 2021.

Como parte de las medidas de confinamiento que tomó Argentina para combatir la pandemia en 2020 y parte de 2021, el Gobierno de Alberto Fernández incluyó el cierre de escuelas y la virtualidad en el dictado de clases, lo que según admitieron sus propios funcionarios desconectó alrededor de un millón de niños del colegio.

El alcalde subrayó el esfuerzo que significó para los docentes y alumnos sostener la virtualidad en el dictado de clases sobre todo en 2020 y recordó que “no es lo mismo” que la presencialidad, así como la disputa que llegó a la Justicia con el Gobierno de Alberto Fernández en 2021.

“Por eso pusimos tanto esfuerzo el año pasado para cuando se quiso cerrar las clases, defender la presencialidad, la defendimos y los chicos tuvieron todos los días de clase”, dijo.

Para recuperar lo que se perdió durante la pandemia, en la capital los alumnos de sexto y séptimo grado en las escuelas públicas pasarán a tener jornada extendida obligatoria, y los escolares de quinto año de la secundaria comenzarán gradualmente prácticas educativas en ámbitos laborales.

Otro plan busca transformar las horas libres en horas de aprendizaje y continuará el programa de clases extra de los sábados para recuperar los contenidos, lo que se suma a la escuela de verano e invierno.

 

DIARIO LIBRE