lunes, 21 de febrero de 2022


 

Dos hombres murieron baleados y otro quedó herido en un ataque ocurrido en un restaurante de lujo al sur de Tulum, una de las zonas turística más exclusivas del Caribe mexicano.

La Fiscalía del estado de Quintana Roo dijo en su cuenta oficial de Twitter que el ataque tuvo lugar el sábado en el kilómetro 7 de la carretera Tulum-Bocapaila. Las autoridades no indicaron las nacionalidades de las víctimas, ni ofrecieron más información sobre el suceso. En ese punto hay un lujoso restaurante al borde de la playa que combina gastronomía, exposiciones artísticas y espectáculos.

Este ataque es uno más de los varios que han tenido lugar en los últimos meses en esa costa, que han sembrado preocupación entre turistas y autoridades nacionales e internacionales, una violencia que ha continuado pese al refuerzo de la presencia de las fuerzas armadas y de la Guardia Nacional.

El suceso tiene lugar, además, dos días después de que autoridades de Quintana Roo se reunieran con agregados de seguridad de Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda para intensificar la cooperación en la región.

Según un comunicado de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, los expertos internacionales ofrecerán apoyo tecnológico y capacitación a policías e investigadores locales en temas como identificación de armas y explosivos,

Entre los presentes en ese encuentro estaban agentes de la oficina federal de investigaciones estadounidense (FBI), la agencia antidrogas (DEA), la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos estadounidense, y la Policía Montada de Canadá.

La violencia en el estado ha sido vinculada por las autoridades de Quintana Roo generalmente a ajustes de cuentas entre distintos grupos delincuenciales pero no sólo de bandas locales sino también internacionales, ya que esta costa del Caribe mexicano ha interesado a redes criminales con conexiones en otros países debido a su gran flujo de extranjeros.

En enero dos canadienses presuntamente vinculados al tráfico de armas y drogas fueron asesinados, aparentemente, por una deuda no pagada entre bandas criminales. El ataque generó el pánico en un complejo turístico de lujo al sur de Playa del Carmen. En esa misma ciudad mataron días después al gerente de un popular club, de nacionalidad argentina.