martes, 22 de febrero de 2022


 

Una temida invasión rusa a Ucrania parecía inminente este lunes, si no es que ya en marcha, luego de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó el envío de tropas a las regiones separatistas del este de Ucrania.

Un ambiguo decreto firmado por Putin no indicaba si las tropas ya estaban en marcha y describía la orden como una labor para “mantener la paz”. Sin embargo, parecía echar por la borda las últimas esperanzas de evitar un conflicto a gran escala en Europa que podría resultar en una inmensa cantidad de muertes, escasez de energía en el continente y caos económico en todo el mundo.

La directriz de Putin se produjo horas después de que reconoció a las regiones separatistas en un discurso disperso y en el que alteró algunos hechos sobre la historia de Europa. El reconocimiento allana el camino para que Rusia les brinde apoyo militar y antagonice con los gobernantes de Occidente que consideran dicha medida como una violación injusta al orden mundial.