lunes, 21 de febrero de 2022


 

El primer ministro británico, Boris Johnson, subrayó este lunes que el positivo por covid-19 de la reina Isabel II es un "recordatorio de que la pandemia no ha terminado", al tiempo que, paradójicamente, anunció el levantamiento de las últimas restricciones en Inglaterra.

Como estaba previsto, en una declaración ante la Cámara de los Comunes (baja), el líder conservador detalló hoy su plan destinado a convivir con el coronavirus en este país al conminar a los ciudadanos a pasar de "las restricciones gubernamentales a ejercer la responsabilidad personal" para contener la propagación del virus. 

Con su credibilidad tocada en las últimas semanas y varios frentes abiertos por resolver, Johnson comenzó su intervención enviando sus mejores deseos a la soberana, de 95 años, un día después de que se comunicara que ésta ha contraído el virus aunque, por ahora, solo muestra síntomas leves.

Entre las novedades anunciadas hoy, el jefe del Ejecutivo dijo que a partir de este jueves aquellas personas que den positivo ya no estarán obligadas por ley a aislarse, aunque se les recomendará quedarse en casa durante cinco días, y reveló que desde el próximo primero de abril ya no habrá test gratuitos para detectar el virus. 

Este jueves finalizará además el sistema rutinario de rastreo de contactos (de infectados por el virus) y el próximo 24 de marzo terminarán las ayudas a los afectados por la pandemia, según dijo. 

Entre los argumentos esgrimidos por Johnson, las restricciones se han cobrado "una gran factura" sobre la economía, la sociedad y la salud mental "y ya no es necesario pagar ese coste", pese a que las últimas cifras oficiales recogen otros 38,409 casos registrados en las últimas 24 horas y otras 15 muertes por la enfermedad.