jueves, 24 de febrero de 2022


 El canciller alemán, Olaf Scholz, se unió este jueves a la petición de París de convocar una cumbre de la OTAN ante la operación militar rusa en Ucrania y prometió apoyo a los países de Europa oriental que son miembros de la alianza atlántica.

"No hay justificación. Ésta es la guerra de Putin," afirmó Scholz en una comparecencia en Berlín en la que subrayó de nuevo que el presidente ruso está violando "de forma flagrante el derecho internacional".

El canciller avanzó que "como próximo paso" los socios de la OTAN y de la Unión Europea (UE) decidirán un paquete de sanciones "más duras" con las que dejar claro a Moscú que pagará "un precio amargo" por la agresión.

"Este 24 de febrero es un día terrible para Ucrania y un día oscuro para Europa," lamentó Scholz, que indicó que el ataque "pone en peligro vidas inocentes" y cuestiona "el orden de paz en el continente".

El canciller subrayó que ha trasladado su "completa" solidaridad al presidente ucraniano Volodimir Zelenski y se comprometió también a apoyar a los países del flanco oriental de la OTAN, como Rumanía, Polonia y las repúblicas bálticas.

"Entendemos vuestra preocupación, estaremos a vuestro lado," afirmó durante la breve comparencia, que se produjo después de una reunión del gabinete de crisis del Gobierno alemán.

El canciller recordó que esta tarde tratará la cuestión en una reunión virtual con el resto de jefes de Estado y de Gobierno del G7 y pedirá "una reacción unitaria y clara de las democracias económicamente más fuertes del mundo".

Posteriormente viajará a Bruselas, donde se reunirá por la noche con los demás líderes europeos para consensuar el curso de acción ante una situación que calificó de "muy seria".

"Putin ha cometido un grave error con su guerra, " sentenció Scholz y conminó a Moscú a "poner fin al derramamiento de sangre" y a "retirar de inmediato sus tropas de territorio ucraniano".