miércoles, 5 de enero de 2022


 

El terreno de 3,399 tareas de tierra (aproximadamente 2.1 millones de metros cuadrados) adquirido, según la Pepca, con dinero de actos de corrupción por Francisco Pagán, es tan grande que la Zona Colonial de Santo Domingo (con cerca de 1 millón de metros cuadrados), encajaría dos veces en la superficie de ese solar comprado en el módico precio de RD$5,948,250.

El lugar en cuestión está ubicado en una recóndita zona de la comunidad de Mena Abajo, del municipio de Tamayo, Provincia Bahoruco. El área donde está es conocida por los comunitarios como la “Lagunita” o “Cadoca”. Para llegar hay que recorrer un largo y polvoriento camino, rodeado  de arbustos espinosos, plantaciones de caña de azúcar y platanares.

Sin embargo, al llegar al terreno que para algunos era una finca agrícola, la sorpresa es encontrar una enorme porción de tierra en el cual funciona una  cantera o  mina de agregados para construcción.

En la cantera se observan grandes lomas ya explotadas para extraer de ellas camiones de grava, arena gruesa y fina y otros materiales de construcción. En el terreno también hay una kilométrica hilera de tubería de concreto que, según algunos lugareños, sería utilizada para extraer y transportar agua desde los acuíferos de los alrededores.

De la cantera solían salir decenas de camiones diarios cargados de material, dicen los comunitarios de la empobrecida comunidad de Mena, quienes se quejan de que no se han beneficiado en nada de estos terrenos “que producen millonarias sumas de dinero”, según su apreciación.

Ahora con la entrega de estos terrenos al Estado, los comunitarios esperan que las inversiones o la explotación que se pueda realizar en ese lugar ayude al desarrollo de la comunidad que está “deseosa de trabajo”.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE