viernes, 14 de enero de 2022


 

El ministro de Educación, Roberto Fulcar, aseguró este jueves que siempre ha estado presto al diálogo con la Asociación Dominicana de Profesores (ADP), pero dijo que no negociará el derecho a la educación de los estudiantes. El funcionario sostuvo que no tomará su tiempo de trabajo para entrar en polémicas ni forcejeos "con nadie". 

La ADP reiteró esta tarde su llamado a los maestros a mantenerse fuera de las aulas debido al COVID-19. El gremio asegura que 10,000 de sus integrantes se han contagiado de COVID-19 e influenza. 

"Yo no quiero tomar parte del tiempo que tengo que dedicar a trabajar a polemizar ni hacer forcejeo con nadie. El que quiera seguir alzado en su bahoruco que lo haga y que su conciencia le dicte y que la sociedad evalúe", dijo el funcionario, según indica un comunicado del Ministerio de Educación, tras ser cuestionado sobre el llamado de la ADP.

Durante un recorrido realizado por diversas escuelas en San Cristóbal, Los Alcarrizos y Villa Mella para supervisar la reanudación de las clases presenciales en medio de la pandemia, Fulcar enfatizó que su deber es acompañar a la comunidad educativa en el proceso de la enseñanza, velando por satisfacer cada necesidad en el acceso a la educación de calidad. 

"Yo estoy donde está mi deber. Mi deber está en acompañar a la directora, acompañar a los profesores y acompañar a los estudiantes para que puedan tener garantizado su derecho a la educación. Ese es mi compromiso, esa es mi responsabilidad y yo cumplo la mía", dijo Fulcar sin dar más detalles sobre su posición frente a la iniciativa de los docentes. 

Las declaraciones del funcionario se dan a raíz de la negativa de la ADP a que los maestros vuelvan a las aulas antes del 31 de enero por el rebrote de contagios por COVID-19 y sus variantes tras las festividades navideñas. 

Ante los nuevos contagios, el Ministerio de Educación y las autoridades de Salud Pública han reiterado la implementación de protocolos de bioseguridad para la continuidad de la docencia presencial como se ha hecho en otros países alrededor del mundo, garantizando la seguridad de la comunidad educativa.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE