jueves, 9 de diciembre de 2021


 

Tropas del gobierno de Myanmar asaltaron un pequeño poblado en el noroeste del país, donde detuvieron a varios civiles, les ataron las manos y los quemaron vivos en una aparente represalia por un ataque contra una caravana militar, según testigos y otros reportes.

Un video grabado tras el ataque del martes mostraba los cuerpos calcinados de 11 personas, tumbados en un círculo en lo que parecían ser los restos de una choza en el poblado de Done Taw, en la región de Sagaing. Se creía que algunos de los muertos eran adolescentes.

La indignación crecía conforme se difundían las explícitas imágenes en medios sociales, tras lo que parecía otro de los cada vez más brutales ataques militares que tratan de sofocar la persistente resistencia al gobierno tras el golpe militar de febrero.