miércoles, 22 de diciembre de 2021


 

La pandemia habría incidido en que los usuarios de servicios financieros opten por tener una disponibilidad más inmediata de dinero. De acuerdo a la Superintendencia de Bancos, para inicios de 2020, las cuentas corrientes y de ahorro experimentaron una aceleración en su crecimiento. A agosto de 2021, las primeras presentaron un crecimiento interanual de 39.3 % mientras que las segundas 23.6 %.

“Este desplazamiento entre instrumentos de depósito podría estar asociado a la preferencia de las personas a tener productos financieros más líquidos por la situación de pandemia”, analiza la institución.

Los valores en poder del público se redujeron a partir de junio de 2020, pero mostraron “una discreta recuperación” en julio y agosto del 2021. En tanto que los depósitos a plazo presentaron igual comportamiento a la baja a partir de enero de 2021, sin evidenciar señales de recuperación en julio y agosto. 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE