martes, 7 de diciembre de 2021


 

El embajador de la República Dominicana ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Andrés L. Mateo, considera que el estudio de la Unesco que arrojó como resultado que los estudiantes dominicanos siguen por debajo del promedio de la región debe ser visto como insumo para promover políticas y acciones a favor del fortalecimiento del sistema educativo, del bienestar, y los aprendizajes de todos los estudiantes.

Mateo entiende que “no se puede olvidar que el informe es un análisis curricular de lo que en cada país estudiado se enseña en los niveles de tercer y sexto grado. Se desglosa en las competencias de lenguaje, matemática y ciencia. Y son los marcos curriculares los que se analizan, arrojándolos contra las competencias comprobadas de los estudiantes en la investigación”.

El también escritor sostuvo que son mediciones contextualizadas, comprensivas, y en última instancia, son lo que se espera que aprendan los estudiantes y sus déficits corresponden a la totalidad de la historia del sistema educativo de cada uno de los países estudiados.

El delegado permanente ante el organismo multilateral resaltó que, el informe no condena ni estimula competencia entre países, pese a que ofrece información comparativa con las demás naciones participantes y además, permite explorar nuevos dominios, porque pone la información al servicio de las complejidades del actual contexto e indaga sobre lo que cada país y la región esperan que aprendan sus niños y niñas.

“En el estudio se analizan tres dimensiones del sistema educativo; la disciplinar, la pedagógica, y la evaluativa. Los resultados del análisis de estas tres dimensiones se interpretan a la luz de los logros de aprendizajes”, agregó.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE