miércoles, 29 de diciembre de 2021


 

El llanto y los gritos rompieron con la aparente tranquilidad del velatorio. Cuando los familiares se dieron cuenta de que el vehículo de la funeraria Jorem se acercaba a la vivienda con los restos de Frantony Matos González se descompusieron.

A las 11:24 a. m. de ayer llegó el cadáver a la comunidad Catalina, distrito municipal que pertenece a Baní, en la provincia Peravia. El chofer condujo la pequeña van hasta la intersección que se forma con la calle Duarte y la vía que da acceso a la residencia donde convivía Frantony con su familia.

Llegado a ese punto, el vehículo entró de reversa y de inmediato dos filas de hombres se apostaron en cada lado para cargar con el blanco ataúd hasta dentro de la casa donde era esperado por sus seres queridos.

Es el segundo cuerpo que llega a esta comunidad banileja, que también sufre el fallecimiento de Ángel Lugo, otro joven quien, al igual que Frantony, murió en el accidente en el estado mexicano de Chiapas el pasado jueves 9 de diciembre.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE