jueves, 18 de noviembre de 2021


 

El arribo a España del disidente cubano Yunior García sorprendió el miércoles a todos, tras meses de convocar a una manifestación que finalmente no se produjo. Su salida imprevista fue un duro golpe para la disidencia dentro de la isla.

“Quiero imaginarme, por lo que lo conozco, que a él le hubiera gustado realmente marchar y que no se lo permitieron, quiero imaginarme que no tuvo la menor salida a la situación que se le creó, sé que había presiones familiares fuertes, se sabe que se presiona a la familia alrededor, pero de todas maneras, es una decisión muy controversial”, observa Juan Pin Vilar, un cineasta que fundó con García el grupo Archipiélago.

Este espacio de debate político, creado en Facebook tras las históricas manifestaciones del 11 de julio, cuenta con 38.000 miembros dentro y fuera de Cuba.

 

CREDITOS  A DIARIO LIBRE