miércoles, 17 de noviembre de 2021


 

WELLINGTON. Más de una década después de que una explosión de metano matara a 29 trabajadores en una mina de carbón de Nueva Zelanda, la policía dijo el miércoles que por fin había encontrado al menos dos de los cuerpos, gracias a nuevas imágenes de cámara.

La policía lleva años investigando el desastre y algunos familiares confían en que en algún momento se presenten cargos penales.

Se han localizado al menos dos cuerpos, y posiblemente un tercero, tras enviar una cámara a la mina a través de un nuevo agujero, indicó el superintendente detective de policía Peter Read. Los cuerpos se encontraron en el extremo más lejano de la mina, donde el nivel de metano sigue siendo alto.

La tecnología de imágenes ha mejorado de forma considerable desde el desastre, indicó Read, lo que ayudó a hacer el descubrimiento.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE