martes, 12 de octubre de 2021

 


Dirigentes choferiles de la capital y Santiago están de acuerdo con la exigencia de la tarjeta de vacunas contra el COVID-19 a todos los pasajeros, pero creen que el Estado no tiene la logística para hacerla cumplir.

El presidente de la Central Nacional de Transportistas Unificados (CNTU) William Pérez Figuereo, consideró que nunca es bueno imponer, pero entiende que con la exigencia que hará el Gobierno, a partir del 18 de este mes, va a contribuir a bajar la incidencia de la enfermedad del COVID-19.

“Yo creo que la presentación de la tarjeta en este momento es importante, no es que dejemos a los pasajes a pie, pero lo más recomendable es que cada pasajero tenga su tarjeta de vacunación”, sostuvo.

Dijo que los usuarios del transporte pueden llevar consigo la tarjeta que se entrega al momento de inocularse, la pueden plastificar o presentarla por celular al momento de abordar un vehículo del transporte público.

Estimó que es una medida que requiere de más tiempo para que la gente se prepare, tenga mayor conciencia y pueda acostumbrase a andar con su tarjeta y difundir la información para no retroceder en el aumento de los casos del COVID-19.

Antonio Marte, presidente de Confederación Nacional de Organizaciones del Transporte (Conatra), reiteró su postura de hace meses de que hay que exigir la tarjeta de vacunación a los pasajeros y afirmó que para cumplir con la medida se requieren dos cosas: que se instalen centros de vacunación en todas terminales de autobuses del país, y segundo, que se cree una institución represiva con militares, pues de lo contrario la medida no se cumplirá.

Recordó que en una de sus intervenciones en el Senado había dicho que todos los choferes del transporte público deben estar vacunados y que no se permita que ningún pasajero se suba a una guagua o carro sin tener la tarjeta como forma de garantizar que todas las personas se vacunen y evitar la propagación de la enfermedad.

Consideró difícil que se pueda evitar que un chofer no monte a un pasajero aunque no esté vacunado, y dijo que no rechazarían en bancos, ferretería, supermercados, colmados y otros establecimientos comerciales, por lo que planteó la creación de una entidad, que no sea la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre(Digesett).

“Le propongo al Gobierno la mejor salida, que coja un general de esos, que están sentando en su casa, cobrando un dinero pasivo y todos esos militares que están en su casa cobrando un dinero pasivo, que los tienen sentado porque no hay donde ponerlos, que los tiren a la calle para que los choferes puedan tener miedo”, sugirió.

Por su lado, Juan Marte, presidente de La Central Nacional de Trabajadores del Transportes, consideró que el Estado debe organizase mejor porque no tiene logística para comenzar a solicitar el documento de vacunación como se anunció.

Estimó que 1.8 millones de transportistas, incluyendo los motoconcho, no tienen las condiciones para estar pidiendo esa documentación y sugiere que ese documento se exija, pero después de las 11:00 de la noche porque ya la gente está acostumbrada al llamo covidianidad.

El dirigente choferil de Santiago sostuvo que cualquier solicitud que haga el Gobierno es crear más desorden, más caos del que el existe e insistió en que no favorece que a los pasajeros se les exija nada.

“En lo que insisto y persisto es que el Estado ha hecho un anuncio de volver a normalidad a partir de hoy solamente pidiendo el documento de las dos vacunas, y no ha montado ningún operativo en el sector empresarial, industrial y del transporte. No están preparados para eso, un millón 800 mil transportistas no están en eso de estar pidiéndole dizque dos vacunas certificadas a los pasajeros. No tienen la estructura, no tiene personal para eso ”, insistió.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE