martes, 5 de octubre de 2021


 

Unos veinte minutos antes del mediodía de ayer en República Dominicana, miles de personas empezaron a notar que sus intentos de comunicarse por el servicio de mensajería de Whatsapp no funcionaban. Al mismo tiempo, las redes sociales Facebook e Instagram se encontraban fuera de línea.

Minutos después, y para algunos luego de varios reinicios de sus móviles, se conocía el porqué: una caída mundial de su funcionamiento.

Así que no solo unos 7 millones de usuarios activos en medios sociales en República Dominicana, según el Informe del resumen global digital 2021 (Digital 2021 Global Overview Report) - de We Are Social y Hootsuite-, eran afectados por este fallo, sino alrededor de 4,200 millones de usuarios activos en medios sociales, un 53.6% de la población mundial.

Con esta caída miles de millones de personas vieron paralizados sus interacciones por medio de estos servicios, que no solo contemplan el ámbito personal, sino también de negocios y comercio.

Poco tiempo después de conocerse la avería, en su cuenta oficial en Twitter (que no es propiedad de Facebook, como si lo es Instagram y Whatsapp), la empresa informaba que “Somos conscientes de que algunas personas tienen problemas para acceder a nuestras aplicaciones y productos. Estamos trabajando para que todo vuelva a la normalidad lo antes posible y pedimos disculpas por cualquier inconveniente”.

En las horas siguientes, varios medios de comunicación internacionales informaban detalles sobre lo que posiblemente pasaba, algunos citando fuentes anónimas dentro de la compañía, cuyas oficinas centrales se encuentran en Menlo Park, California, Estados Unidos.

Entre los datos que se hacían públicos se reportaba que expertos en seguridad de la compañía trataban de identificar la raíz del problema, que algunos empleados del equipo de seguridad señalaban como poco probable un ciberataque, y que “probablemente se debió a una mala configuración de las computadoras servidor”.

Además, The New York Times informó de problemas internos de la compañía, que afectaron sistemas de seguridad y herramientas de programación, incluso no permitía la entrada y salida de la sede central de sus empleados, debido a que sus credenciales dejaron de funcionar, así como la desaparición de la plataforma de comunicaciones internas de Facebook, Workplace.

Pasada más de cuatro horas del fallo, el jefe tecnológico de Facebook, Mike Schroepfer, tuiteó que “sus equipos están trabajando tan rápido como es posible”.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE