martes, 5 de octubre de 2021


 

La muerte de Leslie Massiel Rosado Marte a manos de un agente de la Policial Nacional, el pasado sábado, es el último exceso de la lista de barbaries en una institución que está llamada a salvaguardar la seguridad ciudadana.

El cabo Janli Disla Batista es el acusado de matar a la mujer cuando ella trataba de salir de Boca China en presencia de su hija, luego de un supuesto accidente de tránsito con el agente. Mientras se investiga el suceso, su verdugo causó que tres hijos queden huérfanos, el destrozo de sus padres y el enfado de una sociedad que exige una verdadera transformación de la Policía.

Hasta la muerte de Leslie, el caso más sonado había sido el de Eliza Muñoz Marte y Joel Eusebio Díaz Ferrer, la pareja de cristianos muertos la noche del 30 de marzo del 2021 a manos de seis agentes en Villa Altagracia.

Pero en los siete meses transcurridos entre la muerte de la pareja cristiana y la arquitecta, han pasado 15 muertes a manos de agentes de la Policía, el Ejército y la DNCD. Y en lo que va del 2021 suman 24 las víctimas, según reportes de prensa y de las propias autoridades.

De esas, hay muertes que fueron cuando los agentes involucrados estaban fuera de servicio; en accidentes; algunas en defensa propia; intercambios de disparos en los que también fallecieron uniformados; y otras, han sido inexplicables.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE