lunes, 18 de octubre de 2021


 

El ministro de Gobierno (Interior) de Bolivia, Eduardo Del Castillo, vinculó a integrantes del grupo que acabó con la vida del presidente de Haití, Jovenel Moïse, en julio pasado, con un intento de magnicidio contra el mandatario boliviano, Luis Arce, en 2020 cuando ganó las elecciones.

“Existió un intento de desestabilizar el país mediante un plan elaborado para no dejar a nuestro candidato, y actual presidente Luis Arce Catacora, asumir el mando emanado de las urnas y en Bolivia hubo un intento de magnicidio”, aseveró Del Castillo en una rueda de prensa en La Paz.

El ministro ofreció detalles con base en audios y documentos, en los que supuestamente Luis Fernando López, exministro de Defensa del Gobierno de la presidenta interina Jeanine Áñez, hizo gestiones con empresas extranjeras “para traer sicarios y paramilitares” estadounidenses y colombianos a Bolivia.

Del Castillo dijo que un boliviano fue el encargado de contactar al “personal'” que quería “atentar contra la vida” de Arce mediante la contratación de “trescientos sicarios” y una planificación en la que podían actuar hasta “más de 10.000 hombres”.

El ministro boliviano afirmó que el excapitán del Ejército de Colombia Germán Alejandro Rivera García, quien figura entre los 21 responsables del asesinato del presidente haitiano, estuvo en Bolivia entre el 16 y 19 de octubre de 2020 para conjurar el supuesto plan, de acuerdo con la información de las “células de inteligencia partidaria” del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS).

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE